Los hijos de Don Quijote, junto a miembros de la Plataforma por una Vivienda Digna, durante un acto en Barcelona
Los hijos de Don Quijote, junto a miembros de la Plataforma por una Vivienda Digna, durante un acto en Barcelona (Archivo). Archivo

Lucharán contra los molinos de viento. Hijos de Don Quijote , junto a otras entidades pro vivienda, desafiaron ayer al Ajuntament de Barcelona y anunciaron que acamparán mañana al mediodía en la plaza Sant Jaume.

Sin embargo, sólo plantarán sus tiendas durante cinco horas.

Esta afrenta llega dos días después de que el alcalde, Jordi Hereu, advirtiera que no autorizará una acampada de este movimiento francés que apoya a los sin techo de París. Ayer, Hereu se reafirmó en su aviso y aseguró que no permitirá un campamento «estable» en la ciudad.

Acción "simbólica"

Jordi Hereu se reafirma en que no permitirá un campamento estable en Barcelona
Según un hijo de Don Quijote, Guillem Garbajosa, esta acción es "simbólica" comparada con las grandes acampadas que se han hecho en distintas ciudades francesas.

Garbajosa explicó que esta acampada servirá para "manifestar nuestra presencia" y denunciar que hay "muchas personas sin techo a pesar de lo que diga el alcalde Hereu".

Desde que llegaron el pasado lunes, los Hijos de Don Quijote han visitado varias asociaciones sociales para conocer la realidad de la ciudad.

Vivienda para todos

"Hay que garantizar una vivienda digna como se hizo con la educación", afirmó Tomi Herreros, de la Oficina de Drets Socials, una de las entidades organizadoras.

Desde V de Vivienda, Ignasio Rubio, explicó que la acampada será corta, porque "aquí es difícil hacerla indefinida" y esperó que no sean desalojados.

Piden un albergue para indigentes

La asociación francesa Hijos de Don Quijote reclamó ayer en Terrassa un albergue para indigentes en esta ciudad.

Los miembros de esta organización, acompañados de entidades catalanas que ayudan los sin techo, denunciaron que en Catalunya hay 8.000 personas que viven en la calle.

Los Hijos de Don Quijote levantaron el pasado lunes el campamento de París tras conseguir más vivienda social para los sin techo.