El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, propuso ayer a los presidentes de las comunidades, durante la III Conferencia de Presidentes, que en materia de agua se reconozca a las regiones el «ejercicio de determinadas funciones en la gestión del agua en las cuencas intercomunitarias». Estas cuencas son responsabilidad de la Administración del Estado, pero con la propuesta del Ejecutivo, las comunidades «participarán activamente» en su gestión.

Las comunidades tomarán parte también, según Zapatero, en la elaboración y propuesta al Gobierno del Plan Hidrológico de la Demarcación, que «permitirá establecer un ‘pacto’ político y social sobre el agua en cada una de las cuencas». Además, propuso la creación de una conferencia sectorial del agua en la que estén representados los Gobiernos central y autonómicos.