Un matrimonio ha confesado ser el autor de los asesinatos de cuatro de sus vecinos, entre ellos tres miembros de una misma familia, en la localidad italiana de Erba, en la provincia de Como. El abogado de la pareja, Pietro Troiano, afirmó que Olindo Romano y su mujer, Angela Rosa Bazzi, «admitieron su participación» en los asesinatos después de un interrogatorio de 12 horas.

El 11 de diciembre aparecieron degollados en su casa Raffaella Castagna, su hijo Youssuf, de dos años de edad, y la abuela materna del niño, Paola Galli, así como su vecina del piso de arriba, Valeria Cherubini, mientras que el marido de ésta, Mario Frigerio, estaba herido de gravedad. Los detenidos, que en un principio negaron su participación en los hechos, terminaron confesando.

La masacre de Erba, que ha conmocionado a Italia y cuya causa es aún un misterio, ha protagonizado en los últimos días la información nacional.