Dos agentes de la Policía
Dos agentes de la Policía Local, con el perro Drago, vigilaban ayer, la zona de Indautxu. (Begoña Hernández)
Los delincuentes de Bilbao han cambiado sus métodos. A pesar de que en 2006 hubo menos delitos en la capital vizcaína, éstos se produjeron con más violencia. «Aun así, Bilbao es una ciudad segura, si la comparamos con otras del Estado», señaló Eduardo Maíz, que ayer presentó los datos de actividad de la Policía Local de Bilbao durante el año pasado. En total, este cuerpo actuó en 11.079 delitos, un 3,5% menos que en 2005, lo que hace una media de 30 al día.

Más del 80% de estas actividades delictivas fueron robos; mientras que tanto los pequeños hurtos como los robos en vehículos descendieron de manera considerable, (un 8 y un 17%, respectivamente), los robos con violencia lo hicieron ligeramente, sólo un 2%. «Ahora cuando te  roban, te pegan, te tiran al suelo o te dan una paliza», comentó Maíz.

Vigilancia en Abando

La delincuencia ha llegado, además, a barrios poco acostumbrados a ella, como Abando e Indautxu, que son, después del Casco Viejo (que incluye San Francisco y Bilbao La Vieja), el segundo distrito con mayor índice de delitos de la ciudad. «Los delincuentes se concentran en las zonas con mayor actividad económica o donde transita más gente, que son precisamente estos barrios», señaló Maíz. Es por esto que, desde principios de año, no es extraño ver patrullas policiales acompañadas, incluso, de perros, en estas zonas. Durante 2007, la vigilancia se intensificará en estos distritos con 42 nuevos policías en la calle en los próximos seis meses y patrullas de paisano. El Ayuntamiento tratará también la situación con los comerciantes, que son los principales afectados por los robos.

Otro de los distritos que sobresale ligeramente por encima del resto en cuanto a actos delictivos es el de Basurto-Zorroza, debido a la presencia de la estación intermodal de autobuses, por donde «pasa también mucha gente a lo largo del día», indicó el concejal.

La Policía Municipal de Bilbao, que cuenta con unos 750 agentes, realizó el pasado año 93.470 actuaciones, un 0,8% menos que el año anterior. La mayoría de ellas (36,2%) relacionadas con el tráfico. La guerra al navajero, anunciada por Azkuna el año pasado, se ha visto reflejada en el aumento del 12% en el número de detenciones y del 3,5% en las identificaciones, así como al decomiso del 36% más de armas.

Intervención en Zorroza

Uno de los barrios de Bilbao que vive en estos momentos con mayor inseguridad es el barrio de Zorroza. Ayer, el portavoz municipal del PP, Antonio Basagoiti, exigió al Ayuntamiento la intervención policial en la calle Barinaga, con el fin de evitar que esta zona se convierta «en un paraíso para los delincuentes». Basagoiti denunció que allí «la gente vive entre la basura, duerme en furgonetas, no se escolariza a los niños y es un foco de insalubridad».