Un dandy
El último proyecto de Vegas fue El tiempo de las cerezas, junto a Búnbury.
Hablar de Nacho Vegas es hablar de uno de esos especímenes de la música que viven al margen de los dictados comerciales. Y sin embargo, tiene su público fiel, su éxito y pone sus conciertos a rebosar, como ocurre con Búnbury, su compañero de fatigas en el último trabajo editado hasta la fecha: El tiempo de las cerezas (2006). Se trata de un disco doble donde cada uno de estos dos dandys del rock da rienda suelta a su singular creatividad.

Pero, aunque ha sido muy aplaudido por ambos, fans y crítica, el álbum no ha dado pie a una gira de presentación el año pasado. Y ahora el ex líder de Manta Ray llega a Sevilla en solitario. Porque a Nacho Vegas no hay quien le detenga. Tras la extensa gira de presentación de sus trabajos Desaparezca aquí y Esto no es una salida, este rockero indie regresa a los escenarios, y  lo hace retomando el formato que es el favorito de muchos de sus seguidores, el acústico, en una serie de conciertos en los que le acompaña el multiinstrumentalista Xel Pereda. En ellos, el músico asturiano retoma su repertorio habitual.

Teloreno sevillano

Abriendo la noche como telonero actuará el sevillano David Rubio (cantante y guitarrista del grupo Estrellas Pintadas de Azul) que ha llegado a la final del Certamen Andaluz de Canción de Autor.

* Sala Malandar. C/ Torneo, 43. Mañana, a las 22 h. Anticipada: 12 1 www.ticktackticket.com), en taquilla: 15 1.

Por caminos no pisados

Nacho Vegas (Gijón, 1974) no ha cesado en su búsqueda por caminos no transitados desde que empezara en el grupo Eliminator Jr. Ha estado vinculado a bandas como Los Planetas, Australian Blonde, Nosoträsh o Manta Ray, de la que fue miembro fundador. La dejó en en 1999 para bucear en solitario. Ha sacado 4 discos.