Desde el pasado noviembre comenzó a advertirse en los ambulatorios españoles la carencia de la vacuna de tétanos-difteria, aunque la alarma no saltó oficialmente hasta el 15 de diciembre.

Ese día el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española de Medicamentos enviaron una nota a los servicios de salud de todas las autonomías para informar de que "problemas de producción de los laboratorios Berna y Leti" iban a mantener desabastecido el sistema sanitario, "como mínimo, durante el primer cuatrimestre" de 2007. Esta vacuna se administra en caso de heridas. Pero también es obligado dispensarla a los adolescentes al cumplir 14 años (se recomienda repetirla después cada diez años).

Ahí surge el problema, ya que este uso puede dejar al sistema sin reservas para cubrir los casos de accidentes, que Sanidad define en su nota como "prioridad más importante".

Por eso recomienda "valorar el retraso" de su "administración en adolescentes o personas adultas".

Búsqueda desesperada

Sanidad negoció sin éxito con otros laboratorios autorizados en el mercado español la posibilidad de subsanar el déficit de vacunas: "No va a ser posible a corto plazo", indica su nota informativa a los servicios de salud españoles.

Ayer las comunidades recibieron una nueva comunicación. Sanidad asegura haber "encontrado como alternativa" una vacuna fabricada por Novartis que sería introducida en España por los laboratorios Esteve. Una "medicación extranjera" (dice la nota) con caja y prospecto "en alemán". Es decir, que no podrá ser entendido por médicos, farmacéuticos y pacientes como exige la legislación sanitaria. Aun así, asegura, "se van a importar de modo inmediato unas 66.000 dosis" y es posible que se traigan "300.000 más hasta mayo".

En Madrid ni se sabía

Las autoridades de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid se mostraron sorprendidas ante la noticia, ya que desconocían la falta de suministro de esta vacuna para adultos. "No tenemos conocimiento del desabastecimiento y no nos han informado de ello", aseguraron. Finalmente, podrá ser reemplazada temporalmente por otra que ya se emplea en otros países europeos y que "de inmediato", según el Ministerio, llegará a los hospitales y centros sanitarios de España.