El lehendakari Juan José Ibarretxe añadió ayer al lema de la manifestación de mañana en Bilbao Por la paz y el diálogo el texto «exigimos a ETA el fin de la violencia», a petición de los socialistas vascos. El secretario general del PSE-EE, Patxi López, que en días anteriores aseguró que no se manifestaría si Batasuna acudía a la marcha, indicó que su presencia dependía de si se incluían en la consigna referencias contra la banda, algo que también solicitaron otras formaciones como EB-Berdeak. Así, los socialistas sí estarán en la convocatoria.

El dirigente de la formación ilegalizada, Pernando Barrena, había confirmado por la mañana su asistencia a la marcha, ya que el lema (que en un principio era Por la paz y el diálogo) era «adecuado» y «se sitúa en clave de dar un impulso al proceso político». Tras el cambio, Ibarretxe pidió a la agrupación que «se quede en casa» si no secunda «todos los términos» del lema.

Mañana también está convocada otra manifestación en Madrid, a la que no acudirán la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), el PP, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre.

Dos cócteles molotov. Desconocidos lanzaron anoche cócteles molotov contra el Ayuntamiento de Berango (Vizcaya). Afectaron a la sede de la Policía Municipal.

Zapatero vuelve a hablar de «trágico accidente»

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, volvió a referirse al atentado de Barajas como un «trágico accidente, trágico atentado» durante su intervención en la III Conferencia de Presidentes Autonómicos. Con estas mismas palabras hizo referencia durante el balance de 2006 a los atentados terroristas, palabras que volvieron a generar ayer la polémica con el PP, grupo que criticó al líder del Ejecutivo por no disculparse y rectificar. Según el PSOE y el propio Zapatero, fue «un lapsus inmediatamente corregido». Por su parte, el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, explicó que, aunque no conocía los términos literales usados por Zapatero, «en modo alguno se debe desprender que un atentado es un accidente».