El presidente de EE UU, George W. Bush, continúa con firmeza su personal cruzada antiterrorista. Tras invadir Afganistán e Irak, ahora ha puesto los ojos sobre Irán y Somalia, éste último nuevo refugio de milicianos de Al Qaeda.

Sus frentes siguen creciendo, tanto, que el Pentágono solicitó ayer a Bush aumentar el número de efectivos del Ejército (1,5 millones de soldados) en 92.000 militares más «para mejorar la capacidad de combate».

Los frentes de bush

Somalia: Bush ha lanzado una ofensiva aérea en el sur para bombardear campamentos de Al Qaeda.  Algunas ONG aseguran que los ataques han matado ya a 84 civiles. El principal objetivo de EE UU es Fazul Abdullah Mohammed, acusado de participar en los atentados contra sus embajadas en Kenia y Tanzania en 1998. EE UU aseguró ayer que sigue vivo.

Irán: EE UU secuestró ayer a cinco funcionarios iraníes del Consulado de Irán en la ciudad de Erbil, capital del Kurdistán iraquí. Bush acusa a Irán de fomentar los ataques terroristas en Irak. Irán, por su parte, ha calificado de «ilegales» estas detenciones.

Afganistán: Allí, EE UU opera bajo mandato de la OTAN. Soldados estadounidenses mataron ayer a 150 talibanes en la provincia de Paktika, frontera con Pakistán.

Irak: Bush ha calificado de «inaceptable» la situación en Irak y ha anunciado que enviará 21.500 soldados más para acabar con los insurgentes, que ayer mataron a ocho soldados iraquíes en Faluya. Sólo el 27% de los estadounidenses apoya la política de Bush en Irak.

Guántanamo: Su prisión para terroristas islámicos cumplió ayer cinco años. Por ella han pasado 755 presos y sólo el 10% ha sido acusado. La ONU ha pedido de nuevo su cierre.

Irán y Corea, crisis nuclear

Los programas nucleares de Irán y Corea del Norte también preocupan en exceso a la Administración Bush. De hecho, ambos países están incluidos en el ‘Eje del Mal’ creado por el Gobierno de EE UU. Corea ya ha realizado su primera prueba nuclear, aunque ha aceptado que una delegación internacional visite sus instalaciones. Irán, por su parte, ha reiterado en varias ocasiones que su programa es pacífico y que no va a desarrollar bombas atómicas. El portavoz de EE UU en el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) aseguró ayer: «Irán tendrá armas nucleares en una década».