Javier Madrazo, consejero de Vivienda, defendió ayer este nuevo gravamen, que no afectará a la segunda vivienda ni a los pisos de veraneo. Tampoco se pagará si hay justificación familiar. La medida busca reducir los pisos vacíos, que encarecen la vivienda.

Además, sacará fondos para construir más VPO. «Es un lujo inadmisible que propietarios tengan su vivienda desocupada, cuando hay tantas personas sin vivienda», afirmó Madrazo. La medida es parte del anteproyecto de la Ley de Vivienda, que se presentará próximamente.