Sin embargo, la Administración autonómica advierte de que no va a realizar obras que no sean de su competencia y consideran que algunos proyectos del Concello son «excesos». De esta forma, entre las actuaciones que se llevarán a cabo se encuentra la mejora de las zonas peatonales, la reordenación del tráfico a través de la PO-552 y la PO-30, que se integrarán en la red urbana y cuyos alrededores serán también humanizados.