Además, aplicará el redondeo a la baja. Con la nueva tarifa, que es de 2,4 céntimos por minuto, la estancia de 15 minutos costaría 36 céntimos, y sin embargo se cobrarán 35. El resto de los aparcamientos vigueses aún no ha decidido cómo actuar al respecto y esperan a reunirse con los representantes del Concello la próxima semana. Para José Manuel Figueroa, portavoz municipal, «se trata de una buena noticia, ya que parece que van aceptando los cambios». Hay que recordar que la ley entró en vigor el día 1 de enero de este año y todos los aparcamientos españoles están obligados a adaptar sus tarifas al cobro por minuto antes del próximo mes de agosto.