Varios
Varios pacientes en la sala de espera del ambulatorio de Monte Alto. (Moncho Fuentes)
Los ambulatorios de la ciudad están a tope. Así lo han denunciado pacientes y facultativos: ya hay que esperar al menos una semana para ir al médico, cuando lo normal es un día, señalan desde el sindicato CSIF-Sanidad.

El colapso es tal que los profesionales de los 13 centros de salud coruñeses atienden ahora a unos 80 enfermos al día, más del triple de los que según los sindicatos deberían tener en su consulta a diario (unos 26).

«Faltan médicos, hay mucha precariedad laboral y lo pagan los pacientes. Y el problema se ha agravado en los últimos meses y en lugar de esperar siete días para una consulta, la gente va a urgencias del Canalejo», asegura José Francisco Méndez, presidente del CSIF-Sanidad.

Los profesionales de atención primaria, que ya habían hecho paros hace unos meses por la precariedad en la atención al paciente, les han dado un plazo de seis meses a Xunta y Gobierno para arreglar esta situación. Si no, «habrá conflicto». «Se están preparando huelgas que duren 15 días para mayo y junio», adelantó Méndez.

Los problemas...

... como una bola de nieve: Si los centros de salud están desbordados, en el Hospital Juan Canalejo no van mucho mejor. Desde el 1 de enero han atendido a 4.000 personas e incluso han habilitado 20 camas en el Abente y Lago para aliviar las esperas.
Sin embargo, el gerente del centro Juan Canalejo, Luis Vicente, y la directora provincial del Sergas, Pilar Mata, califican esta situación como «un problema puntual» y recomendaron a la población acudir antes a su médico, sobre todo en los casos de enfermos crónicos. «Ellos conocen mucho mejor su historial», añadieron.

El pac. Infrautilizado

El Punto de Atención Continuada (PAC) de la Casa del Mar está «infrautilizado», según aseguró ayer la gerencia de atención primaria. Ahora atiende 105 pacientes al día, cuando la media está en 150.

Campañas. Falta información

Los gerentes de los hospitales coruñeses aseguraron ayer que era necesario informar a la gente para que no acuda a sus centros como primera salida. «Los recursos son limitados», destacaron.

«No hay crisis ni colapsos»

Los diferentes responsables de los centros hospitalarios de la comunidad salieron ayer al paso de las críticas de pacientes y oposición. «No hay crisis ni colapso» fue la frase más repetida ayer entre los gerentes de los más importantes hospitales gallegos, como el de Vigo, Lugo, A Coruña, Santiago y Ourense. Todos atribuyeron las colas de estos días a un «repunte epidemiológico» y afirmaron en todos los casos que las urgencias extremas han sido atendidas y que no se han suspendido operaciones.