Bernardette Segol
La secretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos, Bernardette Segol, en una imagen de archivo. EFE

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha expresado su rechazo al recorte de hasta un 10% en los salarios en España propuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y respaldado por el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

En una carta abierta, la secretaria general del CES, Bernardette Ségol, se refiere al artículo titulado "¿Puede lograr España lo que hicieron Irlanda y Letonia?" que Rehn publicó el pasado 6 de agosto en su blog personal y en el que consideraba que España podría seguir el ejemplo de esos dos países hacia la recuperación económica.

En su bitácora, Rehn pidió a sindicatos y patronal un gran acuerdo para aplicar la citada bajada salarial, como fórmula para combatir el paro. La CES acusa a la CE y a Rehn de "promover una espiral descendente de una erosión salarial, recortando el estándar de vida de personas normales en el interés de una ideología ciega".

Ségol afirma que, si Rehn consigue recortar los sueldos en España, "hará lo mismo con Francia, y si tiene usted éxito en Francia, entonces pedirá a los países del sur que bajen los salarios". "Hoy es España, mañana Francia, Bélgica y Holanda o cualquier lugar donde los sueldos y las condiciones están protegidas por la negociación colectiva de sindicatos o salarios mínimos", añadió.

Además, Ségol alegó que en el mercado interior de la Unión Europea (UE) la evolución de los salarios en un Estado miembro "tiene un impacto directo en otros y la competencia despiadada está reemplazando la solidaridad como principio en la UE".

Irlanda y Letonia

La CES también opina que una política de recortes salariales "resultará en otra recesión" y reitera que "la austeridad no está funcionando" a la vista de "los niveles inaceptables de paro y la floja recuperación donde la hay".

Los sindicatos europeos también cuestionan que Irlanda y Letonia realmente lograran el "milagro económico" del que habla Rehn y preguntan al vicepresidente de la CE si realmente fue a través de un "rígido régimen de austeridad y reduciendo los salarios que hicieron frente a sus problemas".

Basándose en estadísticas de la oficina comunitaria Eurostat, Ségol afirma que Letonia ha eliminado desde el inicio de la crisis el 20% de los empleos e Irlanda el 15%, siendo incluso "más dramática" la pérdida de empleos a tiempo completo: una quinta parte en Irlanda y casi un tercio en Letonia, indica.

"Lo que cambió en Letonia fue que los políticos, en lugar de ajustarse ciegamente a la austeridad, decidieron parar una política que estaba destruyendo el crecimiento y conduciendo a la recesión", sostiene la secretaria general de la CES en la carta a Rehn. "La lección verdadera del caso letón es que la acción para restaurar el crecimiento tiene que venir antes de que cualquier medida para consolidar las finanzas públicas pueda tener éxito", señala además.

En este sentido, indica que la UE debe eliminar el límite del 3% del PIB fijado en el Pacto de Crecimiento y Estabilidad (PEC) para el déficit, "hasta que las economías se hayan saneado y se haya garantizado una fuerte recuperación, probablemente en 2016-2017".