Currículos de gitanos que buscan romper prejuicios en Francia

  • Una asociación se está encargando de dar visibilidad a decenas de gitanos rumanos en el mercado laboral.
  • Se busca favorecer la inserción laboral en Francia de esa comunidad, inmersa en una intensa polémica en los últimos años.
  • La asociación Perou dispone de una web donde cuelga los CV de los candidatos.
  • Los candidatos son ofrecidos a empresas que hayan empleado antes a gitanos y acrediten interés por "la inserción".
Fotografía facilitada por la asociación Perou del currículum vitae de Ardelean Covaci, que forma parte de la primera plataforma digital para promover exclusivamente los currículos de gitanos rumanos, una iniciativa de esta asociación para favorecer la inserción laboral en Francia de esa comunidad, inmersa en una intensa polémica en los últimos años.
Fotografía facilitada por la asociación Perou del currículum vitae de Ardelean Covaci, que forma parte de la primera plataforma digital para promover exclusivamente los currículos de gitanos rumanos, una iniciativa de esta asociación para favorecer la inserción laboral en Francia de esa comunidad, inmersa en una intensa polémica en los últimos años.
EFE

Una asociación francesa ha puesto en marcha la primera plataforma digital para promover exclusivamente los currículos de gitanos rumanos y favorecer la inserción laboral en Francia de esa comunidad, inmersa en una intensa polémica en los últimos años.

"Soy hijo de un padre y una madre que soñaron con algo más: abandonamos Rumanía por Occidente y sus promesas de libertad, solidaridad y trabajo", explica en su curriculum vitae Marius Negru, uno de los 40 protagonistas de este proyecto de la asociación Perou, que ha modernizado el formato de acceso al mundo laboral de personas a las que les resulta muy difícil encontrar un empleo convencional.

El proyecto consiste en la elaboración de un currículum para cada uno de los hogares que componen un poblado gitano de la región parisina y que después se han colgado en una web creada para la ocasión. Cada dossier lleva una fotografía en blanco y negro hecha por un profesional, los datos personales y las aptitudes del candidato y un resumen "autoconstruido" de su vida contada en primera persona, indicaba estos días el coordinador general de la asociación, Sébastien Thiéry.

La mayoría de ellos nunca había resumido sus talentos en un folio, agrega Thiéry, quien matiza que, si actualmente el proyecto recaba sólo los currículos de cuatro mujeres, es porque "ellas mismas han decidido quedarse en casa cuidando el hogar y a los hijos".

Actualmente, el trabajo de la organización se centra en distribuir los currículos por la región de París, sobre todo entre las empresas que hayan empleado antes a gitanos y acrediten interés por "la inserción", señalan desde esta asociación, que en los últimos meses ha ayudado a regularizar la situación de 38 personas y a encontrar trabajo a otras 12.

Y es que la iniciativa no se limita a intentar facilitar su futuro laboral: además, trata de ayudar a romper prejuicios y modificar la imagen de esta comunidad "no sólo a los ojos de los empleadores, sino también de la población en general".

Los gitanos del este o romanís están sujetos a las mismas restricciones de movimientos en el seno de la Unión Europea que el resto de sus compatriotas búlgaros y rumanos.

Hasta 2014, su estancia en otros países de la UE está limitada a un máximo de tres meses si no encuentran trabajo, extremo que les aboca a un "bloqueo laboral", según el jurista del colectivo Romeurope, Alexandre Le Cleve.

Ofensiva de Sarkozy contra los gitanos de 2010

Esta tesis, añade el abogado, es un pilar fundamental para el desmantelamiento de los hogares de estas minorías étnicas y su expulsión, un asunto que, lejos de ser novedoso, ha generado gran polémica en Francia en los últimos años.

En 2010, el entonces presidente francés Nicolas Sarkozy lanzó un ofensiva contra los "problemas de comportamiento" de algunos gitanos, lo que le valió críticas por estigmatizar a ese colectivo que llegaron desde la Comisión Europea, la ONU e incluso el Vaticano.

Aunque Sarkozy ha abandonado la primera línea política, el problema no ha dejado de existir, pero el nuevo Gobierno ha cambiado las formas y explora otras soluciones, más allá de enviarles a sus países de origen.

En una circular remitida hace un año por siete ministros a los delegados de Gobierno de todo el territorio se les pedía que analizaran cuidadosamente cada posible desmantelamiento y que buscaran soluciones de realojamiento.

Además, se aprobó eximir de algunas tasas a las empresas que ofrecieran trabajo a ese sector de la población. Para Romeurope, esa iniciativa gubernamental ha supuesto una cierta apertura, aunque su aplicación práctica casi no ha variado o lo ha hecho "hasta empeorar incluso la situación que había con el anterior Gobierno", concluye Le Cleve.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento