Cientos de personas se han dado cita este miércoles en Pontevedra para recordar a Sonia Iglesias en el tercer aniversario de su desaparición.

Partiendo de la Praza da Herrería, la marcha recorrerá las principales calles del centro de la ciudad y, como es habitual, realizará una parada ante el establecimiento donde esta joven pontevedresa trabajaba.

La manifestación está encabezada por sus familiares más cercanos, como sus padres, su hermana y el marido de ésta, que portan una pancarta en la que se puede leer 'Todos somos Sonia' flanqueada por dos fotografías de ella.

Además, vecinos del barrio donde vivía con su hijo y su pareja sentimental llevan otra con el lema 'Los vecinos del Campo da Torre te esperamos'.

El caso está "parado"

El caso sigue "parado" y, en el último año, ni se ha producido ningún avance en las pesquisas policiales ni tampoco la familia Iglesias Eirín ha recibido ninguna pista al margen de la investigación oficial.

Es a partir de este mes de septiembre, al retomarse la actividad judicial, cuando la hermana de la mujer desaparecida, Mari Carmen Iglesias, confía en "tener noticias positivas" relativas a la posibilidad de que el juzgado especializado en violencia sobre la mujer se haga cargo de este asunto, a instancias de la Fiscalía.

Al respecto, la familia se ha mostrado "esperanzada" porque el cambio de juzgado "supondría la apertura de nuevas diligencias". Una de las primeras consecuencias que Mari Carmen Iglesias augura que tendrá es que "se intentaría alejar" a Julio Araújo —el único imputado en el caso— del hijo que tiene con Sonia Iglesias, como responsable actual de su custodia.

"no es el mejor ejemplo"

"No creemos que sea el mejor ejemplo para mi sobrino", ha señalado la hermana de Sonia Iglesias, al tiempo que ha destinado que precisamente ahora se cumple un año de esa imputación. "Estaría mejor con cualquier otra persona", ha añadido, en declaraciones a Europa Press.

La hermana de Sonia Iglesias ha recordado que la semana en la que se produjo la desaparición, su pareja sentimental y padre del menor tenía que haber abandonado la vivienda que compartían. "Y a día de hoy sigue estando en ella", ha apostillado.

Tres años después

Antes del inicio de la manifestación, Mari Carmen Iglesias también ha indicado que los familiares, amigos y vecinos de su hermana siguen "como el primer día, sin explicarse cómo puede suceder algo así sin que se sepa nada" tres años después.

Desde entonces, sus padres —y, en especial, su madre— siguen con tratamiento médico y psicológico. "Con el paso del tiempo se asume que Sonia no estará con vida, algo muy duro porque hay que vivir con ello todos los días", ha relatado.

Durante la concentración previa al inicio de la marcha, en la Plaza de la Herrería de Pontevedra, Mari Carmen Iglesias ha leído un manifiesto en el que ha agradecido el apoyo "incondicional" de la ciudadanía "a pesar del paso del tiempo".

Era "buena"

Asimismo, ha animado a que ese respaldo social no decaiga porque da "fuerzas" a la familia "para seguir adelante" en su "lucha para descubrir qué le pasó" a su hermana.

Mari Carmen Iglesias ha proclamado ante los asistentes que Sonia era una persona "buena y querida por todos" y que "no merecía que le ocurriese nada malo". Por ello, sus allegados aspiran a "llegar hasta el final y descubrir la verdad: qué le pasó, dónde está".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.