Los Bomberos de Palma han desalojado a unos diez trabajadores de una lavandería del Polígono de Son Castelló, en la que se ha producido un escape de vapores, que se ha provocado después de que se vertieran 1.000 litros de agua oxigenada en una cuba en la que quedaban restos de algún tipo de producto, hecho que ha desencadenado una reacción.

Según han informado fuentes de los Bomberos, la llamada de emergencia ha sido realizada a las 08.05 horas y el servicio ha acabado a las 09.23 horas, cuando la última unidad de las dos desplazadas, ha vuelto a la central. Al lugar, también se ha personado el sargento de guardia y efectivos de la Policía Local.

Así, el desalojo se ha producido por precaución ya que al desconocerse la naturaleza del producto químico se podría haber producido una situación peligrosa, pero, finalmente, la mezcla se ha disuelto con rapidez y no ha habido un "gran riesgo", según han señalado desde los Bomberos de Palma.