Los ciudadanos han calificado con una nota de siete sobre 10 la Feria de la capital de este año, que comenzó el pasado día 17 y termina este sábado, según una encuesta realizada por la Unión de Consumidores de Málaga. Los elevados precios de las atracciones, la comida y la bebida y el billete especial de los autobuses urbanos; el ruido; la ausencia de festivos, o que esta celebración haya tenido lugar a finales de mes aglutinan el mayor número de quejas recibidas.

Tras realizar más de 400 encuestas tanto en el centro como en el Real de Cortijo de Torres, los ciudadanos han destacado como elementos positivos de la Feria su carácter tradicional, la gastronomía y el transporte.

De hecho, desde la Unión de Consumidores han asegurado en un comunicado que muchos malagueños han reclamado una vuelta a las costumbres más populares de la celebración en el centro, "actualmente, bastante denostado por el consumo de alcohol sin control en las calles".

"Las agrupaciones de bandas y peñas, las reuniones familiares o las habituales casetas son las características que más añoran los malagueños, así como actividades que integren la convivencia familiar y de niños", han explicado.

La mayor parte de los encuestados considera que los precios y el ruido provocado por la gente, las bandas y, principalmente, los equipos de sonido de casetas y discotecas son los puntos donde la Feria debe mejorar de cara a sus próximas ediciones. Además, la seguridad en las zonas con mayor afluencia es la tercera de sus preocupaciones.

Mejor valoración del real

Un aspecto a destacar entre las opiniones de los encuestados es el notable crecimiento que ha experimentado la apreciación positiva de la zona del Real de Cortijo de Torres, que más de un 50 por ciento de los consultados valora con un notable alto —una nota de ocho—.

Precisamente, esto se debe a que el Real aglutina gran parte de esos valores tradicionales demandados y al hecho de que los precios de la bebida y la comida son "considerablemente más asequibles" que en el centro.

Sin embargo, y aunque la calificación de esta celebración en el casco antiguo ha descendido con los últimos años, la mayor parte de los consultados solicitan a las autoridades locales que apuesten por la tradicional zona del centro estos días, "alejada del consumo indiscriminado de alcohol en las calles".

Según la Unión de Consumidores, más de un 60 por ciento de los encuestados suspende la zona joven del Real de Cortijo de Torres, básicamente rechazando el botellón.

EMT

En cuanto al servicio de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT), el 80 por ciento de los encuestados han afirmado desplazarse hasta el Real y el centro en autobús y han calificado el servicio con un notable alto —una nota de ocho—, por su puntualidad y frecuencia.

La única queja ha sido, según han trasladado los encuestados a la Unión de Consumidores de Málaga, el elevado precio del billete especial, que este año se ha situado en los dos euros por trayecto.

En cuanto a la promoción de la Feria, un plan de comunicación con más efectividad fuera de la provincia malagueña hubiera sido "el trampolín idóneo para promocionar la festividad en otros puntos de España y de Europa".

Algo en lo que coinciden malagueños y turistas es en el corto horario de música, que este año el Consistorio ha delimitado en el centro, estableciendo como tope las 18.00 horas. "Una hora más de música en las calles permitiría a los visitantes disfrutar de la fiesta más tiempo, teniendo en cuenta, principalmente, que este año todos los días de la semana han sido laborables", han manifestado.

Ausencia de días festivos

Precisamente, otra de las quejas más habituales por parte de los encuestados ha sido la ausencia de días festivos durante la Feria. "Los trabajadores únicamente han podido acudir entre semana a partir de las 15.00 horas, por lo que el intervalo de tiempo ha sido realmente pequeño, ya que el desalojo de los grupos y bandas de música comenzaba antes de las 18.00 horas", han apuntado.

Además, la celebración a final de mes, cuando las economías familiares se encuentran más ajustadas, ha tenido que afectar a la recaudación obtenida estos días en establecimientos.

Una de las quejas recogidas por la Unión de Consumidores de Málaga en referencia a las casetas del Real ha sido la forma de pago en algunas de ellas. Y es que para conseguir las consumiciones, la práctica más habitual es comprar tiques para canjearlos en los mostradores de bebida y comida.

Sin embargo, han advertido de que algunas peñas únicamente vendían tiques con un valor de cinco euros, independientemente del producto que se quisiera adquirir. De esta manera, han añadido, "no solo obligaban a la consumición inicial, sino también a gastar el resto de lo abonado, que, según contaron los afectados, no se les reembolsaba posteriormente".

Por último, los consumidores han agradecido la iniciativa de rebajar durante el 15 y el 16 de agosto los precios en las atracciones infantiles, ya que los han tachado de "excesivos" en los días de la Feria.

Y es que, según los resultados de la encuesta, el gasto medio por persona estos ocho días ha sido inferior a 50 euros. En consecuencia, "la afluencia y el consumo han decaído notablemente en comparación con ediciones anteriores", han concluido desde esta organización.

Consulta aquí más noticias de Málaga.