Los países mejor posicionados frente a la crisis y aquellos emergentes, como Brasil, China o Rusia, han atraído fuertemente a los estudiantes de idiomas, quienes han demostrado una apuesta por el crecimiento en el ámbito profesional, lo que ha impulsado un mercado potencial para el denominado turismo idiomático.

A pesar de que el inglés sigue siendo el primer idioma a aprender, el alemán ha crecido aproximadamente un 103% durante los dos últimos años, posicionándose entre los más demandados por los españoles, según la agencia organizadora de cursos de idiomas en el extranjero, ESL.

Cada vez son más los universitarios que viajan a Alemania. Se trata de una tendencia alcista que ha impulsado, sobre todo a jóvenes y emprendedores a formarse y aprender este idioma en el país germano.

Con respecto a otros idiomas, el francés, considerado como el tercer idioma más hablado por los españoles, el portugués, el chino e incluso también el ruso, están suscitando el interés de muchos, que optan por viajar fuera a aprender.

Entre los destinos para viajar, excluyendo el inglés siempre demandado, Alemania y Francia acaparan parte de este turismo en auge. De forma general, en todos los destinos suele primar la opción más económica.

El ruso ha sido la otra gran "sorpresa", según afirmó el manager general de ESL en España, Juan Pedraz, con vistas a encontrar un empleo. Además, cada vez son más los turistas que llegan a nuestras playas y ciudades desde Rusia, lo que repercute en la preparación de los profesionales del sector servicios.

En este caso, Pedraz ha detallado que el lugar más escogido para estudiarlo es Ucrania; "resulta mucho más económico, si lo comparamos con las ciudades de San Petersburgo o Moscú".

El periodo vacacional suele aprovecharse para mejorar y perfeccionar el aprendizaje de otros idiomas, especialmente entre jóvenes y profesionales, si bien se suelen realizar en periodos de corta duración, de entre 2 o 4 semanas, y puede resultar incluso una buena opción para toda la familia.

"Son trabajadores que deciden perfeccionar los idiomas, o personas que se han quedado desempleados y quieren hacer un 'in pass' en su vida laboral hasta encontrar otro trabajo", explicó Pedraz.

PRECIOS,

En función de la duración

Mundoidiomas, por ejemplo, ofrece la posibilidad de viajar a Niza, París o Rouen, en Francia, y Berlín, Munich y Colonia, en el caso del Alemania, siendo París y Berlín las ciudades preferidas para aprender.

La mayoría de ellos son cursos de una a cuatro semanas de duración y con precios que oscilan entre los 350 euros y los 1.000 euros, respectivamente. También se ha incluido la posibilidad de viajar con estancias mas largas, de tres, seis y nueve meses, con precios mas altos y que varían según el número de clases recibidas.

Sin embargo, en el caso del portugués la mayoría de los estudiantes que optan por salir fuera para aprender el idioma, están viajando a Portugal, a Lisboa concretamente, como sustitutivo de Brasil, cuyo "coste es muy superior y con trámites más complejos".

Según los datos ofrecidos por la Casa do Brasil, el número de inscripciones para aprender el idioma se ha incrementado en casi un 50% en el último ejercicio, tras el aumento del 35% del año anterior. Muchos de sus estudiantes han confesado tener en mente viajar a Brasil en los próximos años y la propia escuela promueve un concurso regalando un viaje a uno de sus mejores estudiantes.

El director de la Casa do Brasil en Madrid, Cassio Roberto de Almeida Romano, ha apuntado que el incremento se debe sobre todo, al aumento de empresas españolas en Brasil y a "la necesidad de mano de obra calificada".