El gasto en I+D de Andalucía se cifró en 1.648,5 millones de euros en 2011, siendo la tercera comunidad autónoma española con mayor nivel, por detrás de Madrid y Cataluña, y representa el 1,1 por ciento del PIB, según la Estadística sobre actividades de I+D del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En términos de empleo, el personal dedicado a actividades de I+D en Andalucía, en equivalencia a jornada completa, era de 25.434 personas, ocupando también el tercer puesto en el ranking de comunidades. De este personal, el 57,4 por ciento son investigadores, una proporción similar a la que se registra en España (60,6%) o en la Unión Europea (62,4%).

Si se relaciona el gasto en I+D con el número de investigadores, se obtiene para Andalucía un gasto por investigador de 112.837 euros, por encima del observado en España (108.913 euros), aunque inferior a la media de la Unión Europea (UE) (159.511 euros).

No obstante, en la última década, se ha producido un importante proceso de convergencia hacia la media europea, ya que actualmente el gasto en I+D por investigador en Andalucía supone el 70,7 por ciento de la UE, cuando en el año 2000 era un 37,7 por ciento.

Este acercamiento viene explicado porque, entre 2000 y 2011, y a pesar del contexto de crisis económica de los últimos años, el gasto en I+D por investigador prácticamente se ha duplicado en Andalucía (ha crecido un 92%), muy por encima del incremento observado de media en el conjunto de CC.AA. españolas (46%) y en un contexto de crecimiento muy moderado en la UE (2%).

Por sectores institucionales, el gasto en I+D por investigador en el sector privado duplica el que se realiza en el sector público, tanto en Andalucía, como en España y la UE. En Andalucía, el gasto en I+D por investigador es mayor que en España, tanto en el sector público (un 17,4% superior) como en el privado (un 8,1% mayor).

Comparado con la UE, el gasto en I+D por investigador en el sector privado en Andalucía es casi un 20 por ciento inferior a la media europea, y un 14,3 por ciento inferior en el sector público. Algo que está en relación con la mayor concentración del gasto en I+D en el sector privado en la UE, que realiza casi las dos terceras partes del total (62,3%), mientras en Andalucía sólo realiza algo más de la tercera parte (36,4%).

La inversión en I+D es un factor clave para el desarrollo socioeconómico, y Andalucía viene realizando en los últimos años, a pesar de la crisis, importantes esfuerzos. El principal factor diferencial de la región, la menor participación del sector privado en el gasto total en I+D, debe ser el reto de futuro para seguir convergiendo con Europa y aumentando el potencial de crecimiento de la economía andaluza.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.