El responsable del Área Institucional del PNV, Koldo Mediavilla, ha considerado que se empiezan a "percibir elementos de agotamiento" en el "largo y complicado" camino emprendido por ETA y la izquierda abertzale para "desactivar la violencia" como estrategia política. Asimismo, ha advertido de que el Gobierno español, "y a su rebufo el francés, no van a moverse un milímetro de sus posiciones".

En un artículo publicado en su blog, recogido por Europa Press, el dirigente jeltzale considera "evidente" que la hoja de ruta dibujada "por la izquierda abertzale o por la propia ETA, no se ha desarrollado según sus previsiones", por lo que, a su juicio, deberán modificarse los "parámetros de final diseñados a la situación real, para poder obtener un camino transitable y posible".

Mediavilla admite partir de la base de que la voluntad de ETA de poner fin a la actividad armada es "sincera y real", y se pregunta "para qué quiere las armas una organización que practica la violencia y decide abandonar definitivamente esta actividad".

Tras señalar que "no queda más remedio que esperar", remarca que en el "largo y complicado camino emprendido por ETA, y también por la izquierda abertzale para desactivar la violencia como estrategia política, se comienzan a percibir elementos de agotamiento".

Asimismo, lamenta el protagonismo que la izquierda abertzale da a ETA y considera que esperar a que la organización armada se manifieste "sigue siendo un gesto de debilidad".

"No diré subordinación, pero sí de inmadurez. Si es cierto que Sortu se ha convertido en la única opción política de la izquierda abertzale, si el dualismo político-militar ha sido abandonado, ¿a qué viene, una y otra vez, aguardar a los posicionamientos de ETA para dar nuevos pasos?. Si el liderazgo de Sortu es firme, que asuma responsabilidades y decida por sí y ante sí", manifiesta.

Además, cree que esperar a que el Gobierno español "mueva un dedo para dar recíprocamente otros pasos es tanto como dejar a Rajoy sujetar la sartén por el mango". "Es darle toda la capacidad de maniobra y de protagonismo al Gobierno español", indica, para añadir que el Ejecutivo central, "y a su rebufo el francés, no van a moverse un milímetro de sus posiciones".

Por ello, Mediavilla ve "evidente que la hoja de ruta dibujada por la izquierda abertzale, "o por la propia ETA", no se ha desarrollado según sus previsiones. "Luego, deberán modificarse los parámetros de final diseñados a la situación real, para poder obtener un camino transitable y posible", añade.

Tras considerar que el desarme es más un elemento "simbólico que práctico", el jeltzale valora la consecuencia "disuasoria" de la entrega de unas armas que "resulta inconfundible como voluntad inequívoca del fin de un ciclo".

Preguntas a la ia

"La izquierda abertzale debiera responder, con total naturalidad, a una serie de interrogantes. Si una organización que practica la violencia decide abandonar definitivamente esta actividad ¿para qué quiere las armas? Si ya ha dicho que no las volverá a utilizar ¿para qué las quiere?, ¿para canjearlas?, ¿a cambio de qué?", cuestiona.

Por último, Mediavilla aconseja que quizá haya llegado el momento de darse "un baño de realismo, como lo hicieron aprovechando el resquicio que el propio sistema permitía para legalizar una opción política, y buscar las gateras democráticas que existan para poner fin, de manera ordenada, a las consecuencias provocadas por decenios de una práctica destructiva".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.