La plataforma ciudadana HazteOir pidió el miércoles públicamente al presidente del PP, Mariano Rajoy, que expulse del partido al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, "por deslealtad y abuso de autoridad" al sancionar a un restaurante que se negó a celebrar el banquete de boda de una pareja gay.

La petición se produce casi un mes después de que la Concejalía de Economía del Ayuntamiento de Madrid acordara el pasado 18 de diciembre imponer al restaurante "La Favorita" una multa de 12.000 euros por negarse a celebrar aquel banquete de boda.

La lealtad le tendría que haber llevado a objetar de conciencia antes que a sancionar

El Servicio municipal de Instrucción de Expedientes Sancionadores consideró que la negativa de un establecimiento donde habitualmente se celebran banquetes nupciales a dar servicio a una boda gay constituye una infracción "grave" de grado "máximo".

Ahora, HazteOir, además de hacer pública su petición, ha colocado en su web un enlace para que cualquier persona pueda remitir un mensaje a Rajoy pidiéndole que expulse a Ruiz-Gallardón del PP, partido que mantiene recurrida la Ley que permite los matrimonios entre personas del mismo sexo.

El formulario que la organización propone para enviar a Rajoy afirma: "Le escribo preocupado por el último ataque a la familia y a la libertad perpetrado por el Sr. Ruiz Gallardón. Se trata de la multa de 12.000 Euros que ha impuesto al Restaurante La Favorita por simplemente negarse a celebrar una 'boda' que su partido considera como inconstitucional".

Un "abuso de autoridad"

A juicio de esta organización, Ruiz-Gallardón cometió abuso de autoridad al "violar" la libertad de conciencia y los derechos a la propiedad privada, del que se deriva el derecho de admisión, y a la presunción de inocencia.

Según esta organización, Ruiz-Gallardón habría cometido deslealtad hacia el PP al ignorar su posición

Además, opina que Ruiz-Gallardón habría cometido deslealtad hacia el PP al "ignorar" la posición de su partido contra el matrimonio entre parejas del mismo sexo "y aplicarla -imponerla coercitivamente - como si fuese una ley justa y vigente".

Añade, en un comunicado hecho público el miércoles, que "La lealtad le tendría que haber llevado a Gallardón a objetar de conciencia también antes que sancionar a ciudadanos que hacen lo que su partido considera lo correcto y constitucional".

El Ayuntamiento no quiso hacer ningún comentario al respecto.