Inma Chacón
La escritora Inma Chacón (Zafra, Badajoz, 1954). EFE/ARCHIVO

¿Cómo se siente una madre a la que le han robado a su hijo? Esa es la pregunta que se hizo la escritora Inma Chacón y que ha dado como resultado Mientras pueda pensarte, su novela sobre el escándalo de los niños robados, la identidad, y las madres a las que les arrebataron a sus hijos.

Diferentes planos e historias se entretejen en esta novela que propone una profunda investigaciónSi ya Inma Chacón (Zafra, Badajoz, 1954) tocó algo del tema en Tiempo de Arena, la novela con la que quedó finalista del Premio Planeta en 2011, en su nueva obra Mientras pueda pensarte (Planeta) la escritora desarrolla toda una trama en torno al tema de los niños robados durante la posguerra, el franquismo y hasta los años noventa.

"Es un tema que me interesa mucho, por dramático y siniestro desde hace tiempo; ya en Tiempo de arena hablé algo de niños que fueron arrebatados a sus madres por cuestión social, pero cuando estaba escribiéndola saltó el escándalo de los niños robados en algunas de las clínicas de España y me quedé conmocionada".

"Me llamó la atención un caso concreto que me dejó perpleja, el de dos amigos a los que les confiesa, la madre de uno de ellos, que les habían comprado a plazos".

Ficción basada en casos reales

Con estos mimbres, Chacón traza una historia con diferentes planos y que comienza con una joven del entorno rural, Dolores, a la que roban a su hijo a las pocas horas de nacer, en 1964, diciéndole que había muerto a causa de una infección.

Una historia que se cruza con la de Carlos, un joven publicista de éxito que desconoce su verdadera identidad, pero al que tampoco le urge conocerla.

A partir de ahí, diferentes planos e historias se entretejen en esta novela que propone una profunda investigación. Una trama por donde también pasa la república, la guerra, la posguerra, el mundo rural y una paleta de personajes con muy diferentes psicologías.

Es un tema que me interesa mucho, por dramático y siniestro desde hace tiempo Una fascinante historia en la que el leit motiv es la reflexión sobre la maternidad y la búsqueda de la identidad.

"Es una novela que tiene muchos planos narrativos y una historia que también he querido entrelazar con todo lo que sucedió a raíz de la represión franquista y con el mundo rural desde los años treinta al 2004", subraya la autora.

Pero; por encima de todo, Chacón plantea en la novela el asunto de la identidad y la herida abierta que supone este capítulo de la historia de España, la tragedia de los bebes robados, que comienza con los niños arrebatados a las presas republicanas en las cárceles siguiendo la idea del psiquiatra y coronel del ejército, Antonio Vallejo Nájera, quien consideraba que el comunismo era una enfermedad mental, un gen, que había que extirpar.

Un tema y una investigación que, en muchos casos, sigue abierta pero muy difícil de demostrar, porque para poder conocerla y hacer justicia habría que acusar a implicados que no hubieran fallecido, como también queda reflejado en la novela.

Chacón demuestra que la novela, la ficción, es un vehículo muy eficaz, más que cualquier ensayo o investigación periodística, si cabe, para arrojar luz o poner la lupa sobre un tema complejo.

"La ficción crea una empatía mayor con los personajes, se llega más y más profundamente. Puedes llegar a más personas porque hacen la historia suya y la interiorizan", concluye la autora.

Inma Chacón, poeta y narradora, termina el libro con muchos agradecimientos y dedicatorias en una nota en la que aclara que sus personajes son pura ficción, pero construidos sobre hechos y casos reales aparecidos en investigaciones y medios de comunicación.

*Consigue otros títulos de la autora en PopularLibros.