Los Mossos d'Esquadra han recuperado cerca de 5.500 monedas valoradas en más de un millón de euros procedentes de un robo en un piso de Sarrià-Sant Gervasi y han detenido a un italiano de 74 años, Aldo B., por su vinculación con este asalto.

El detenido ya tiene un antecedente policial por receptación, ya que fue detenido hace tres años por los mismos hechos que ahora. El juez decretó libertad con cargos para el detenido.

Los hechos se remontan al pasado 30 de noviembre, cuando tres individuos con la cara tapada y con guantes entraron en la citada vivienda aprovechando que el hijo de la familia abría la puerta.

Los ladrones entraron en la casa aprovechando que uno de sus inquilinos abría la puerta
A los pocos minutos llegó la madre que, ante las amenazas de los ladrones, accedió a revelar la contraseña de la caja fuerte.

Monedas, relojes y joyas 

Los ladrones se llevaron 5.500 monedas de elevado valor numismático, 11 relojes de oro y medio centenar de piezas de joyería también de oro, ya que el propietario del piso se dedica a la compraventa de este material.

Una vez con el botín, huyeron en una furgoneta que, posteriormente, se comprobó que se trataba de un vehículo de reparto de una frutería robado en Montornés del Vallès (Barcelona).

El Grupo de Atracos se hizo cargo del caso y pidió a la víctima las facturas y las fotografías de los objetos robados para poder investigar en el mercado negro.

Conocido del numismático 

Aldo B. es conocido de la víctima que se dedica a la compraventa de monedas y joyas
Unos días después, una persona se puso en contacto con el numismático para ofrecerle la posibilidad de recuperar los objetos robados por 300.000 euros. Se trataba de un compañero de profesión a quien conocía de haber mantenido diversas relaciones comerciales.

Este individuo le aseguró que le habían ofrecido a él el material robado y que, antes de que las monedas fueran a parar al extranjero, le avisaba por si quería recuperar el botín. Tras una pequeña negociación, se fijó un precio final de 250.000 euros y la fecha de entrega.

Dispositivo especial 

Aquel día los investigadores montaron un dispositivo de vigilancia con más de un decena de agentes para seguir al numismático.

El hombre pasó a recoger a la persona que le había hecho la oferta por Gràcia y éste lo guió, sin decirle dónde iba, hasta una calle de Sants donde, dentro de una furgoneta de alquiler, se hallaba el material robado en unas maletas negras.

En aquel momento, los agentes decidieron actuar y detener a la persona que intentaba revender las monedas, Aldo B., italiano de 74 años.