Así lo ha sentenciado el Juzgado de Primera Instancia número 11 de Murcia. El joven, de 24 años, reclamaba a los doctores 193.000 euros. La víctima fue intervenida en 2001 en un hospital de Murcia. En 2002, volvió al quirófano para que le corrigieran algunos problemas que sufría en la columna vertebral y que le habían diagnosticado antes de su primera operación.