Este fallo llegó después de que el fiscal y las defensas pactasen un acuerdo, antes de que se celebrase la vista oral. Los cuatro procesados, uno de ellos español, fueron detenidos tras ser investigadas su conversaciones telefónicas. Los agentes averiguaron que en febrero del pasado año dos de los acusados habían acordado la compra de una cantidad de droga con otro para luego distribuirla. La Policía intervino en la operación 2,69 gramos de cocaína y sustancias para adulterar la droga.