Los inmigrantes que se enfrentan al proceso de reagrupación familiar que les permitirá reunirse con sus seres queridos han de armarse de una paciencia infinita.

Sólo conseguir una cita para presentar la documentación puede tardar cuatro meses, y el trámite completo llega al año, según denuncian las asociaciones de inmigrantes y los sindicatos.

Falta de funcionarios

Sólo conseguir una cita para presentar la documentación puede tardar cuatro meses

En los últimos años, esta situación no ha mejorado, afirman desde CC OO y Aculco, una asociación de inmigrantes.

Si acaso, se complica por la falta de funcionarios destinados a resolver los expedientes de los inmigrantes.

La tendencia, creen las asociaciones, seguirá igual, pues con el último proceso de regularización que dio papeles a 135.000 inmigrantes en Madrid crecerán las demandas de reagrupación familiar.

En la comunidad, con datos del Ministerio de Trabajo hasta el pasado junio, hay un total de 569.797 extranjeros con papeles.

Pero el tiempo no es lo único que tienen que sortear los inmigrantes.

También está el largo y tedioso proceso de reunir la documentación necesaria una vez que se consigue la cita: un certificado de habitabilidad de la vivienda, que expiden los ayuntamientos o un notario; un contrato; ingresos suficientes, y los papeles del país de origen que demuestren la vinculación con los familiares que se quiere reagrupar.