De 21 puntos negros que había en las carreteras cordobesas en 2002 hemos pasado a tener 15. Un descenso que se refleja en la disminución de accidentes, según datos de la Subdelegación del Gobierno en Córdoba.

En los últimos 5 años se han producido 236 accidentes mortales, 16 de los cuales se han producido en alguno de esos tramos. En ese periodo, la carretera se ha cobrado 6.973 víctimas (leves, graves y mortales), 631 en puntos negros. La A-4, con 39 víctimas, y la N-502 con 21, fueron las vías más peligrosas de 2006.

A pesar de esas cifras, por tercer año consecutivo Córdoba ha visto reducida la siniestralidad en sus carreteras. En 2006 se registraron 54 víctimas mortales, 6 menos que el año anterior, lo que supone un descenso del 28%. Cabe destacar que uno de cada tres muertos (15) no llevaba puesto el cinturón.

La entrada en vigor del carné por puntos en junio ha provocado que descendieran los accidentes un 16%, los heridos graves un 5% y los leves un 23%. Lo único que aumentó fue el número de víctimas mortales, dos más que en el mismo periodo de 2006, ya que se han producido dos accidentes con cuatro muertos cada uno.

La nueva normativa ha ocasionado también el inicio de 5.155 procedimientos sancionadores que significarían la pérdida de 16.928 puntos entre los cordobeses.  Si los expedientes siguen su curso, hasta 24 personas podrían perder su permiso de conducir en la provincia.

En cuanto al origen de los accidentes, casi la mitad se debieron a distracciones, el 30% a exceso de velocidad y un 6% por alcohol. El 85% de los sancionados fueron hombres con una edad media entre los 25 y los 35 años.