Investigaciones llevadas a cabo por la Ertzaintza y la Policía Foral navarra han permitido la detención, la pasada semana en Lasarte-Oria (Gipuzkoa), del cabecilla y uno de los miembros de una organización delictiva que habría cometido un total de 132 delitos contra la propiedad desde febrero de 2012. Tras pasar a disposición judicial, el juez los ha dejado en libertad con cargos a la espera de juicio, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

Se imputa al grupo la sustracción de 27 vehículos y más de cien robos con fuerza en establecimientos, sociedades gastronómicas, domicilios y estancos. Su ámbito de actuación eran barrios aislados y zonas rurales de Gipuzkoa, Álava y Navarra.

Según las investigaciones realizadas durante los últimos meses por miembros de la Unidad de Investigación Criminal de Guardia-UICG de la Ertzaintza, el modo de actuación de estos delincuentes consistía en la sustracción de un vehículo, generalmente con las llaves puestas, para luego utilizarlo en la comisión de robos con fuerza en comercios, sociedades gastronómicas, casas rurales y estancos de barrios aislados.

Tras la utilización del vehículo, lo abandonaban, horas o días después, bien para evitar ser detectados por las patrullas policiales bien por falta de combustible o por accidentes. Los 27 vehículos sustraídos (5 en Álava, 9 en Gipuzkoa y 13 en Navarra) han sido recuperados todos ellos.

Las acciones de estos ladrones, que usaban guantes y ocultaban sus rostros mediante capuchas, han obligado a un largo trabajo de investigación y de análisis pericial a la Ertzaintza, Policía Foral navarra y Guardia Civil.

Intensa actividad delictiva

Los hechos comenzaron en febrero del pasado año 2012, con la sustracción de un vehículo en la localidad navarra de Zubieta, tras lo cual se registraron varios robos con fuerza en establecimientos de Zubieta, Arantza, Igantzi y Lesaka.

Durante 2012 se sucedieron las sustracciones de vehículos y los robos en caseríos, centros sociales o recreativos, estancos, etc, donde se apropiaron de dinero, licores, tabaco, aparatos de televisión e informáticos, principalmente.

El nexo común seguían siendo las zonas rurales, Gohierri, Tolosaldea, Hernani, Oñati o Legazpi, en Gipuzkoa, municipios de la montaña alavesa o cercanos a Navarra en Álava, y la zona norte, la Sakana o el area de Estella en la Comunidad Foral.

La coordinación de la Ertzaintza con la Policía navarra, concretada en la realización de operativos conjuntos, provocó que en varias ocasiones, se estuviera cerca de la detención de los autores, los cuales tuvieron que abandonar sus vehículos repentinamente o vieron frustrados sus robos.

Robo nocturno

En diciembre, tras un robo nocturno en una sociedad de Andoin (Álava) se detectó un vehículo sospechoso a la altura de Olazagutia (Navarra) huyendo sin luces. Días después, la Ertzaintza recuperó el automóvil atascado en la nieve en Ibisate, cerca de San Vicente de Arana (Álava).

En 2013, en marzo, se produjo la sustracción de un vehículo en un caserío de Oñati y a continuación un intento de robo mediante 'alunizaje' en un estanco. Los autores huyeron en otro vehículo robado días antes en Abaltzisketa.

En abril y mayo cometieron nuevos robos en sociedades gastronómicas, centros sociales y almacenes de Mutiloa, Langarika, Gereñu, Gabiria o Agurain. En junio lo intentaron en estancos de Lekunberri, Segura y Anoeta.

La movilidad del grupo, sus escasos miembros, sus constantes cambios de vehículo y de zona de actuación hacían muy complicada su localización. Sin embargo, los análisis y las pesquisas policiales llevaron a los investigadores de la UICG de la Ertzaintza a determinar que los delincuentes estaban afincados en el entorno de Andoain, Lasarte-Oria y Hernani, donde estos últimos meses se han realizado numerosos operativos de control y vigilancia, que finalmente han permitido localizar a la banda.

Fuga por una pista

En la madrugada del pasado miércoles, día 14, un dispositivo trató de interceptarles en las calles de Lasarte cuando circulaban en un vehículo sustraído. Tras colisionar contra un todo terreno de la Ertzaintza, el vehículo se dio a la fuga por una pista, donde sufrió un accidente. Los delincuentes huyeron a pie, dejando en el coche evidencias de un nuevo delito: herramientas, capuchas, botellas de licor y un televisor, todo ello robado esa misma noche en un bar de Azpeitia.

Poco después, en la mañana del mismo miércoles, la Ertzaintza, bajo la supervisión y autorización del Juzgado de Donostia, desplegaba un dispositivo para detener a los miembros del grupo en una vivienda de Lasarte-Oria. Agentes de la Unidad de Intervención accedían al domicilio y detenían a las dos personas, ambas de origen extranjero.

Posteriormente, se efectuaron registros en la vivienda y en una lonja, donde se hallaron numerosos objetos relacionados con los diversos hechos delictivos investigados, desde múltiples herramientas, hasta electrodomésticos, licores, productos de alimentación, otro televisor sustraído en una sociedad, las llaves de un coche robado en Hernialde, etc.

La Ertzaintza continúa las investigaciones para identificar y detener a otros posibles integrantes del grupo.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.