El PSdeG-PSOE de Ourense denunció en una rueda de prensa que varias medidas de la Xunta de Galicia "parecen creadas" para perjudicar a la provincia de Ourense, en su mayor parte de carácter rural, como la modificación de la Ley de Montes que contempla la exención de las grandes empresas de luz, tren, telefonía y mantenimiento de autovías, de la obligación de mantener limpias las zonas próximas a los tendidos, vías y carreteras.

El secretario provincial del PSOE, Raúl Fernández, explicó en rueda de prensa que los datos presentados por la propia conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, "indican que la mitad de los incendios registrados en Galicia en lo que va de año, fueron en la provincia de Ourense, y la mayor parte de la superficie afectada también".

En ese sentido, y teniendo en cuenta que es la provincia "más damnificada cada año" por el fuego, consideró "intencionado" que la Xunta de Galicia eliminase los tradicionales trabajos de prevención, como la contratación de brigadas para desbroces de montes, obligatoriedad de la limpieza bajo tendidos eléctricos y, a ambos lados de vías ferroviarias y autovías, o la limpieza obligatoria de una faja de cien metros alrededor de cada pueblo "que en el mismo DOG queda reducida a 50 metros", detalló.

Recordó que, según las investigaciones iniciadas, el incendio que rodeó el pueblo de Seadur (Larouco) y otro más "parecen causados por chispas del tendido eléctrico", y aludió también a la existencia en la provincia de una reserva de la Biosfera, cuatro parques naturales y varios Lugares de Interés Comunitario (LICS), algunos ya afectados por el fuego como la Ribeira Sacra "donde debería primar la prevención".

Recortes y concienciación

Según Fernández, en 2013, todo el gasto de prevención de incendios que repercutía en todo el territorio, pues conllevaba la contratación de brigadas, se traslada "a una época concreta y a grandes empresas centradas en la extinción, con helicópteros y otros medios aéreos, y así el dinero sólo repercute en ellas y no hay concienciación ni contacto de los habitantes de la zona, con su riqueza forestal, sólo una empresa que hace extinción y pasa una factura al cobro", añadió.

"Se nos presenta el hecho de apagar un incendio como un gran éxito, cuando en realidad no se hizo nada antes por evitarlo", añadió, y comparó esa situación con la hipotética que se daría en las carreteras, si los trabajos de mantenimiento como repintado, limpieza de medianas o recogida de basuras "desapareciesen y sólo se actuase en verano, cuando más accidentes hay", concretó.

Fernández estuvo acompañado por el alcalde de Piñor, Francisco Fraga, que describió el proceso de eliminación de los trabajos de desbroce de montes, que se hacían cada año salvo en 2013. El dinero destinado por la Xunta para contratar brigadas de prevención, no se aprobó hasta finales de julio, y explicó que en el caso de su ayuntamiento, los trabajos se hicieron igual a cargo del municipio "pues consideramos fundamental mantener los montes limpios y las zonas de protección alrededor de los pueblos, desbrozadas para el verano".

Fuego y suerte

Denunció que las brigadas contratadas ahora a cargo de las ayudas, ya recortadas, de la Xunta para prevención "realmente se tienen que destinar a extinción pues en esta época, toca incendios y las brigadas que este año, por primera vez, se convenían con la Xunta para extinción, aún se están contratando ahora", añadió.

Detalló también que esas brigadas concertadas para extinción, cuentan con un 25 por ciento de sus fondos, a cargo de los ayuntamientos "con la obligación de desbrozar un mínimo de superficie estipulada, pero como ya estamos en época de incendios, no tendrán tiempo de hacer ese trabajo obligado por el convenio", agregó.

Criticó, además, que esas brigadas conveniadas este año "a semejanza de las brigadas municipales de la época de Manuel Fraga", dijo, "comienzan a trabajar sin formación en extinción de incendios y se enfrentan a las llamas con un día o día y medio de preparación, lo que supone un riesgo muy grande para ellos en su trabajo".

El alcalde socialista remarcó que es "una suerte" que hasta ahora no se registrasen varios incendios "grandes" en lugares diferentes y distantes de Galicia, a un tiempo "pues se verá entonces lo que denunciamos, que la coordinación, preparación, inversión y tiempo de reacción son claramente insuficientes".

Desgranó también detalles como la composición de las brigadas públicas de extinción, "diezmadas por las bajas sin que la Xunta contrate sustitutos", o la ausencia de los antiguos Grupos Municipales de Intervención Rápida (grumir) ahora sustituidos por los Grupos de Emergencia Supramunicipal (GES) que se encuentran en fase de selección de personal, por o que no están operativos, según el regidor de Piñor.

Galicia interior condenada

Francisco Fraga concluyó que el interior de Galicia sigue "condenado a arder eternamente", porque el monte no se aprovecha como se debe y porque las inversiones se destinan a grandes empresas de extinción, en lugar de hacerlo en trabajos de puesta en valor de nuestro monte, como los de prevención y fomento de actividades agrarias, ganaderas y forestales.

"A ver si esta austeridad mal entendida nos va a salir carísima en pago en diferido sin tardar mucho", sentenció.

Consulta aquí más noticias de Ourense.