Un matrimonio que estaba siendo arrastrado por la corriente en la playa de La Caleta, en Málaga capital, ha sido rescatado, entre otros, por un policía local fuera de servicio.

Según ha explicado la Policía Local, la mujer, de 59 años, estaba bañándose en una zona cercana al espigón cuando fue sorprendida por la resaca, que la arrastró mar adentro, por lo que comenzó a pedir auxilio.

En ese momento, su marido, de 75 años, decidió acudir nadando en su auxilio. El hombre no solo no pudo ayudar a su esposa, sino que también fue arrastrado por la corriente, han indicado en un comunicado desde la Policía Local.

Alertados por los gritos de socorro, dos bañistas que se encontraban por la zona acudieron en su auxilio, para lo que uno de ellos decidió desplazarse hasta el lugar a través de las rocas del espigón, mientras que el otro, un policía local de Málaga fuera de servicio, lo hizo nadando.

Los dos llegaron hasta la zona en la que se encontraba la pareja, consiguiendo sacar entre ambos a la mujer hasta dejarla sobre una de las rocas.

El policía local tranquilizó al hombre, conminándolo a que dejase de luchar contra la resaca y se mantuviese a flote a la espera de recibir ayuda.

Mientras tanto, otros bañistas se acercaron a través del espigón hasta el lugar, cediéndoles uno de ellos una tabla de surf con la que lograron posar a la mujer sobre la roca, quedando al cuidado de otras personas.

Tras esto, el hombre se tiró de nuevo con la tabla al rescate del marido, siendo para ello ayudado por un socorrista. Los dos lograron sacar a la segunda víctima hasta la zona del espigón.

Otra mujer

Paralelamente, el policía local se percató de la presencia de otra mujer, de unos 50 años, que iba nadando hasta la zona para ayudar y a la que, ante la falta de fuerzas, auxilió hasta llegar a la orilla.

Acto seguido se personaron en el lugar cuatro agentes de la Policía Local, que acudieron a través de las rocas hasta el final del espigón, comprobando que, gracias a la labor de bañistas y socorristas, el matrimonio se encontraba a salvo.

Las víctimas estaban conscientes y, al parecer, no habían llegado a tragar agua, si bien la mujer presentaba una crisis de ansiedad y el hombre tenía las piernas paralizadas, por lo que, en lugar de ser acompañados hasta la orilla por las rocas, lo fueron por el agua; eso sí, una vez en la zona interior del espigón, por la que hacían pie y sujetos a los salvavidas de los socorristas. Finalmente, tras ser atendidos por un médico, no fue necesario su traslado a un centro hospitalario.

Consulta aquí más noticias de Málaga.