El expediente informativo se aplica a los posibles casos que puedan suponer una "actuación contraria al ordenamiento jurídico o vayan contra los estatutos de la organización NNGG". El siguiente paso consistirá en reunir el Comité de Derechos y Garantías, estudiar caso a caso y adoptar una decisión, que podría ir desde la expulsión temporal a la definitiva dependiendo del caso concreto.

La semana pasada aparecieron fotografías de jóvenes de NNGG en la Comunidad Valenciana en periódicos de la citada autonomía, que después se extendieron por Internet y otros medios. En una de ellas aparecía un miembro de Gandia, en otra un integrante de la organización en Játiva, posando con una bandera con símbolos racistas, que se une un artículo del Capitán Españo en el libro de fiestas de Béterea y a una más de una concejala de Canals posando con una bandera fascista.

El PP tiene cuatro identificados a cuatro de ellos y aseguran que todos han pedido perdón e incluso hay algún caso que, cuando se hicieron las fotografías, no estaban afiliados a la organización juvenil Nuevas Generaciones.

Fuentes del PP aseguran que "desde NNGG quieren dejar claro que estos sucesos son individuales y aislados no son motivo suficiente para desprestigiar la organización, ni para atacar a los afiliados".

Consulta aquí más noticias de Valencia.