Las líneas con buses largos son las más irregulares
Un grupo de personas se agolpaba ayer en una parada del autobús 23, en el centro de la ciudad.(Fabián Simón)
Las líneas de autobuses urbanos con vehículos articulados son las que cuentan con las frecuencias de paso más irregulares, que llegan a oscilar entre los 4 minutos en las horas medias del día y los más de diez que se alcanzan en las horas punta. Y todo ello a pesar de ser las que mayor cantidad de viajeros mueven.

Algunas de ellas han incorporado los buses dobles hace poco y la medida, en lugar de mejorar el servicio, ha conseguido aumentar las esperas. Es el caso de la línea 30 (Las Fuentes-Casablanca), que desde que cuenta con vehículos dobles ha disparado sus frecuencias. En muchos casos los viajeros tienen que esperar más de diez minutos para montarse en un autobús que llega a la parada repleto de gente.

Problemas similares presentan la línea 20 (Casablanca-Polígono de Santiago), la 23 (Polígono de Santiago-La Paz) y la 33 (Pinares de Venecia-Delicias), que funcionan también con coches articulados.

En todas estas líneas es habitual ver autobuses atestados de gente seguidos de cerca por otros medio vacíos debido a que las frecuencias se rompen con facilidad. «En ciertas paradas llegamos a tardar entre 3 y 4 minutos en subir a toda la gente, lo que al final acaba alargando las demoras», explican los conductores.

Para solucionar este problema, los autobuseros apuestan por colocar más carriles bus, por separar más las paradas y por distribuir mejor el transporte urbano por la ciudad.

Dinos @ ) +
... cuánto te ha tocado esperar en la parada del autobús
Cuéntanoslo en...
e-mail l nosevendezaragoza@20minutos.es
correo l Independencia, 6, 2.º.
o en www.20minutos.es

Las claves

Quejas de los consumidores: Tanto la Asociación de Consumidores Torre Ramona como Informacu han recibido en los últimos días decenas de quejas de usuarios por el mal comportamiento de la línea 30 desde que se han puesto en funcionamiento los autobuses articulados.

Nuevo sistema de seguridad: Los nuevos autobuses articulados que se han incorporado, entre otras, a la línea 30 cuentan con un nuevo sistema de seguridad que impide que las puertas se abran mientras el vehículo está en marcha. Este sistema hace que la apertura y cierre se realice con mayor lentitud, pero también ofrece una mayor seguridad, según explican los conductores.

Tres cuartos de hora de espera: Es el tiempo de demora que llegan a acumular los autobuses de la línea 25 (La Cartuja-Miralbueno). Los vecinos de estas dos zonas se quejan de que en muchas ocasiones se ven forzados a recurrir al coche privado por las pocas garantías que ofrece el transporte público.