La Policía Nacional de Ibiza ha detenido a siete ciudadanos de nacionalidad británica acusados de un delito de tráfico de estupefacientes.

Según han informado fuentes policiales, la investigación se inició a mediados de julio cuando se descubrió que unos jóvenes podían estar vendiendo distintos tipos de drogas a compatriotas suyos que residían en Sant Antoni de Portmany.

Tras identificar a dos de los integrantes del grupo y averiguar su domicilio, se les sometió durante un tiempo a diversas vigilancias. Así, con la información conseguida, se detuvo a un joven de 20 años y a otro de 24 cuando iban a realizar una venta en la calle. Los agentes les intervinieron diversas cantidades de cocaína, éxtasis y ketamina.

Posteriormente, se llevaron a cabo dos registros domiciliarios, en los que se procedió a la detención de otros cinco individuos. En este último operativo, la Policía se incautó de 130 gramos de cocaína; 191 éxtasis, 20 gramos de MDMA cristalizado; cinco gramos de MDMA en polvo; 10 de Ketamina, además de pequeñas cantidades de marihuana, una balanza de precisión, bolsas para la distribución de la droga y sustancias para adulterar.