Sunny
Fotografía facilitada por la Casa Blanca que muestra a los perros de Obama, Bo (izquierda) y Sunny, en el Jardín Sur. EFE

Bo, el famoso perro de la familia Obama, ya no correteará solo por los jardines la Casa Blanca, y es que desde este martes tiene una nueva compañera de juegos, Sunny, que además es de la misma raza que el ya famoso "can presidencial", una perra de aguas portuguesa.

"Sunny nació en Michigan en junio de 2012, y llegó a la Casa Blanca hoy. Al igual que Bo, es una perra de aguas portuguesa, que cuadra muy bien para los Obama a causa de las alergias familiares", anunció la Casa Blanca en su página oficial.

Sunny nació en Michigan en junio de 2012, "Sunny es la hermana pequeña ideal para Bo, llena de energía y muy cariñosa, y la familia presidencial decidió darle ese nombre porque se ajustaba a su personalidad alegre", apunta.

Bo ha sido uno más en algunos de los actos oficiales de los Obama, visitando centros médicos para niños o supervisando la decoración navideña en la Casa Blanca; así como ha sido un perfecto anfitrión para saludar a los huéspedes de la mansión presidencial y en algunas de las fiestas que se celebran en sus jardines.

Sin embargo, la primera dama, Michelle, ya advirtió el pasado octubre que Bo necesitaba un compañero de fatigas y con quien jugar, porque no disfrutaba de "suficiente interacción" con otros perros.

"Tenemos la sospecha de que Sunny seguirá los pasos de Bo y acompañará al presidente en el Despacho Oval, saldrá a caminar con la familia presidencia después de su cena familiar a las seis y media e incluso saltará en el regazo de la primera dama de vez en cuando", añade la Casa Blanca en su presentación.

La joven mascota, a diferencia de Bo, es negra por completo, y visiblemente un poco más pequeña que su "hermano mayor".

Bo fue el regalo que les hizo Barack Obama a sus hijas, Sasha y Malia, después de ganar las elecciones en 2008, y es que incluso se lo llegó a prometer durante su discurso de agradecimiento tras la victoria el 4 de noviembre.