El juzgado de instrucción número uno de Castellón ha decidido sobreseer provisionalmente la causa contra el fraile carmelita que había sido imputado por abusar sexualmente de un joven cuando era menor, al solicitarlo el ministerio fiscal y renunciar la víctima a formalizar escrito de acusación.

Así consta en un auto del juzgado, de fecha 30 de julio, facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), en el que el magistrado acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones dada la petición formulada en este mismo sentido por el ministerio fiscal y ante la renuncia de la acusación particular a formular escrito de acusación contra el carmelita imputado.

El juez señala en el escrito que el pasado 7 de enero dictó un auto por el que incoó procedimiento penal abreviado contra el imputado al considerar que los hechos investigados eran constitutivos de un delito de abusos sexuales del artículo 181.3 del Código Penal, y al estimar que existían indicios "racionales" de criminalidad contra el imputado, una resolución judicial que se convirtió en firme.

El fiscal, por su parte, pidió el sobreseimiento provisional al entender que de las actuaciones no estaba debidamente acreditada la concurrencia de los elementos exigidos para considerar que existe un delito de abuso sexual, mientras que la acusación particular renunció a formular escrito de acusación.

En estas circunstancias, el juez, y de conformidad con lo establecido en el artículo 782 del Código Penal, ha acordado el sobreseimiento provisional al quedarse el procedimiento sin acusación alguna, lo que le impide seguir adelante con el procedimiento, según ha especificado el TSJCV.

Comunicación a fiscalía en 2010

Los Carmelitas Descalzos comunicaron en mayo de 2010 a la Fiscalía una denuncia de los padres de un menor que aseguraba haber sufrido abusos sexuales por parte de un fraile de la congregación en la provincia de Castellón.

La comunicación de dar traslado de la denuncia, según informó en su día la orden, se hacía "siguiendo fielmente las recomendaciones de la Iglesia Católica a través del motu propio 'Sacramentorum Sanctitatis tutela' y de la 'Guía para comprender los procedimientos fundamentales de la Congregación para la Doctrina de la Fe cuando se trata de acusaciones de abusos sexuales'".

No obstante, recalcaban que esta puesta en conocimiento de la Fiscalía no suponía "prejuzgar conducta alguna" y se hacía "con pleno respeto a la presunción de inocencia de las personas" y "con pleno respeto a quien se considera víctima de un ilícito penal".

El joven ratificó la denuncia en enero de 2011, que finalmente asumió el juzgado que ha instruido la causa. El fiscal pidió el sobreseimiento al considerar que no estaba debidamente acreditado que ocurrieron los hechos "más allá de simples sospechas" y añadía que las circunstancias que rodean este caso no le permitían decantarse hacia una u otra versión.

En esta línea, recalcaba que la denuncia no partió de la supuesta víctima sino de la orden, cuando habían pasado tres años, y con "tan solo una declaración de la supuesta víctima, cuya ausencia de consentimiento debía analizarse y subrayaba que, de acuerdo con esta versión, no hubo resistencia y se dejó llevar.

Consulta aquí más noticias de Castellón.