El alcalde de la capital malagueña, Francisco De la Torre, ha contemplado de nuevo la posibilidad de vender el estadio de La Rosaleda al jeque Al-Thani, propietario del Málaga CF. De todos modos, ha precisado que "solo en el caso de que haya informes legales y que el club tenga un proyecto muy solvente en el plano deportivo y en el económico, que nos garantice la continuidad en los éxitos, se podría hablar de una reducción sobre el precio de tasación, por la balanza positiva que supondrían para la ciudad esos precios".

El regidor, tras visitar este martes la Feria Mágica Pirata, ha señalado, en cualquier caso, que "lo más normal" es que se continúe con la situación actual de propiedad pública de las tres instituciones —Ayuntamiento, Diputación y Junta de Andalucía—.

En este sentido, ha explicado la posibilidad de un régimen de alquiler del estadio al propietario del club, que sería "no tanto pagar en dinero, sino más con la imagen positiva que produzca el club para la ciudad, la provincia y la región, con un Málaga que vaya triunfando como lo hizo la temporada pasada".

Diputación y junta

Por otro lado, el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, ya señaló recientemente que "más que los dirigentes políticos, son los técnicos los que tienen que hablar de un precio" y que "en él influirán cuestiones como la inversión hecha en su momento o el suelo".

También se pronunció al respecto el consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, quien mostró su disposición a negociar una posible venta del estadio, "pero no a regalarlo" porque "lo que es público no se debe regalar, ya que ha salido de los presupuestos de los andaluces y de los malagueños".

Alonso incidió, de todos modos, en que "no hay mayor seguridad para el club que el estadio pertenezca a las tres administraciones". "El malagueño aficionado al fútbol sabe que tiene una garantía con ese campo de fútbol en manos de las tres instituciones", expuso.

Consulta aquí más noticias de Málaga.