La coalición MÉS ha criticado que determinadas administraciones, especialmente la del Estado, dificultan la atención en catalán a los ciudadanos que lo desean, por lo que ha pedido explicaciones y reacciones al Govern y a la Delegación del Gobierno en Baleares.

En un comunicado remitido este marte, MÉS ha afirmado que "la cantidad de denuncias por el trato a los catalanoparlantes hace evidente el menosprecio por la oficialidad de la lengua catalana" por parte de estos órganos.

Por otra parte, ha expresado que la denuncia de un ciudadano, a través de la oficina de derechos lingüísticos de la OCB, por no poder poner una denuncia en catalán en la Policía Nacional no es un hecho aislado, sino una práctica que se da desde hace años, pero que ahora "topa con la indiferencia, o la complicidad del Govern".

Por ello, el diputado Antoni Alorda ha solicitado información a la consellera de Educación, Joana Maria Camps, sobre qué medidas ha aplicado ante este tipo de denuncias y ha anunciado que la coalición enviará una carta a la delegada del Gobierno, Teresa Palmer, en la que le solicitará "aclaraciones" y preguntará qué medidas de orden disciplinario se llevarán a cabo para evitar que estas situaciones se repitan.

Según MÉS, estas situaciones "demuestran" que es necesario exigir a los funcionarios y policías que conozcan las dos lenguas oficiales de Baleares, de forma que ha rechazado "el error y el retroceso" que comporta la nueva Ley de Función Pública.

Por todo ello, la coalición ha presentado una Proposición No de Ley en la que insta a Delegación del Gobierno a tomar medidas "para que sean respetados los derechos lingüísticos de los ciudadanos catalanoparlantes" del archipiélago y al Govern a presentar en seis meses un plan de acciones para promover la normalización de la lengua en la Administración Periférica del Estado.