La Guardia Civil ha detenido a dos personas como presuntas autoras de un delito de robo con fuerza en las cosas, al arrancar de una habitación de hotel en Cala Mesquida (Mallorca) una caja fuerte con 1.500 euros en efectivo, un Ipad y joyas de alta gama valoradas en un total de 8.000.

Según un comunicado del Instituto Armado, los detenidos accedieron a la habitación forzando la puerta del balcón y, una vez en su interior y aprovechando la ausencia de los turistas, arrancaron la caja fuerte y se la llevaron. Posteriormente la abrieron en un descampado próximo al lugar, apoderándose de los objetos.

Tras un registro domiciliario en casa de uno de los autores, en el marco de la denominada 'Operación Hurracas Parlanchinas', fueron recuperados todos los artículos y parte del dinero, que fue entregado a sus propietarios.

Se da la circunstancia de que los arrestados son los mismos que ya fueron detenidos en la Operación Silvestre llevada a cabo por la Guardia Civil de Artá en noviembre del año pasado, por ser los autores de más de 60 robos en fincas de Capdepera y Cala Ratjada. Los detenidos han sido puestos a disposición judicial en los Juzgados de Manacor.

Asimismo, fue detenido nuevamente el menor de edad arrestado otras dos veces en los últimos días por ser el autor de más de 30 robos en habitaciones de hoteles de Cala Ratjada. Esta vez se le imputa un nuevo robo con fuerza en otra habitación de un establecimiento hotelero de Cala Ratjada.

Por otro lado, en la madrugada del pasado día 19, la Guardia Civil detuvo a los ciudadanos franceses S. W., y S. C., de 29 y 27 años de edad respectivamente, como presuntos autores de un delito de hurto.

Robos en la playa mientras se bañan los propietarios

Y es que agentes uniformados del Instituto Armado de Llucmajor que realizaban servicio a pie por la playa de S'Arenal para la prevención de robos, observaron cómo los dos detenidos registraban una mochila que estaba colgada en una hamaca mientras sus propietarios se bañaban. Se recuperaron los efectos sustraídos, que fueron devueltos a sus dueños, una pareja de turistas belgas.

De la misma manera, en la localidad de la Colònia de Sant Jordi, la Guardia Civil de Santanyí arrestó a tres jóvenes -dos varones (marroquí y argentino) y una mujer de nacionalidad española- por un supuesto delito de hurto, al aprovechar el descuido de una persona que se encontraba bañándose y sustrajeron una mochila con efectos del perjudicado valorados en unos 700 euros.

Finalmente, en la tarde del día 19 la Guardia Civil detuvo al ciudadano nigeriano A.O., de 26 años de edad, por la presunta comisión de un delito de estafa. El arrestado fue detenido al llegar al aeropuerto de Palma, procedía de la Península y había comprado el billete de avión con una tarjeta de crédito fraudulenta.