El secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, realizará gestiones ante la dirección de Golden Line para "hacerles ver" que el traslado a Valladolid propuesto a su plantilla de Torrelavega es en la práctica "un despido", dado que los salarios que perciben estos trabajadores, en torno a los 800 euros mensuales, hacen "inviable" que la mayoría pueda plantearse el cambio de ciudad.

Revilla ha recibido este martes a una representación de la plantilla, en un encuentro al que también han asistido el vicesecretario general y portavoz parlamentario de los regionalistas, Rafael de la Sierra, y los diputados Rafael Pérez Tezanos y Matilde Ruiz.

Al término de la reunión, ha expresado su "profunda preocupación" por el futuro de estos trabajadores y ha apelado a la dirección de la empresa para buscar "alternativas" a los despidos.

Además, ha destacado el impacto "nefasto" que el cierre de esta empresa tendrá en la "maltrecha economía" de Torrelavega y su comarca, por lo que ha instado al Gobierno de Cantabria a "actuar de una vez" para evitar el "hundimiento definitivo del que hasta ahora había sido el corazón industrial de Cantabria".

Revilla ha pedido al Ejecutivo de Ignacio Diego que "deje de entretenerse con quimeras en forma de teleféricos y campos de golf" y se dedique a "trabajar con seriedad y rigor para evitar que la región pierda el tejido industrial existente".

A su juicio, Cantabria vive una situación de "auténtica alarma" y "no puede permitirse por más tiempo un Gobierno ajeno a la realidad, que ve brotes verdes donde la ciudadanía solo encuentra paro y pobreza y que se demuestra completamente incapaz de solucionar un solo problema", afirma el PRC en un comunicado de prensa.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.