La Guardia Civil ha detenido en la localidad sevillana de Marchena a nueve ciudadanos de nacionalidad rumana, siete hombres y dos mujeres, acusados de un delito de detención ilegal y posible explotación sexual cometido contra una mujer de la misma nacionalidad.

Según informa el Instituto Armado en un comunicado, la investigación comenzó a raíz de una alteración de orden público provocada por un varón que agredió supuestamente a una ciudadana en la vía pública, obligándola a entrar en una vivienda, lo que ocasionó que vecinos avisaran a la jefatura de Policía Local.

Iniciadas las primeras indagaciones, los agentes condujeron a la mujer a dependencias de la Guardia Civil de Marchena, donde fue protegida y recibida su denuncia. Posteriormente, la Guardia Civil detuvo a I.Z., un varón de 30 años y de nacionalidad rumana, por un presunto delito de detención ilegal y posible explotación sexual.

Tras la denuncia formulada por la mujer, la víctima informó a los agentes que fue secuestrada en otra provincia y que iba a ser vendida a otros individuos de su misma nacionalidad, hecho que provocó su intento de huir de la vivienda donde estaba siendo retenida en Marchena.

Una vez finalizadas las primeras actuaciones, la Guardia Civil solicitó la entrada y registro domiciliario, que fue otorgado por la autoridad judicial, donde comprobaron que la estancia la estancia de la víctima en el domicilio era "muy precaria, con falta de higiene y alimentación", e incluso provocó en la mujer "un cuadro de pánico".

La Guardia Civil detuvo entonces como cómplices a seis hombres y dos mujeres que se encontraban en el domicilio durante el registro de la vivienda, en la que encontraron una carabina y un sable japonés. Tanto las actuaciones realizadas como los nueve detenidos han pasado a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.