La Guardia Civil ha intervenido más de 2.000 objetos arqueológicos expoliados en yacimientos de Aragón y zonas limítrofes. La Operación Helmet II ha permitido detener a una persona y recuperar, en la provincia de Zaragoza, piezas de gran valor científico e histórico.

El presunto autor de varios delitos contra el patrimonio histórico tenía en su poder restos de un casco celtibérico, puntas de lanza y flechas, espadas, monedas, cerámicas y otros objetos. La Benemérita ha registrado una ebanistería y dos viviendas, hallando gran cantidad de mapas cartográficos de yacimientos arqueológicos.

Esta investigación es la continuación de la Operación Helmet I, que la Guardia Civil inició el pasado mes de marzo, tras tener conocimiento de que varios cascos celtibéricos de los siglos IV y II a.C., presumiblemente expoliados en el yacimiento celtibérico de Arátikos, de Aranda de Moncayo (Zaragoza), podían ser subastados en Alemania. A petición de las autoridades españolas se paralizó esta subasta.

La Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo dirigió la primera fase de la operación, que permitió recuperar más de 4.000 piezas, entre otras joyas y objetos de enterramientos de guerreros, y detener a un individuo que había expoliado yacimientos durante 15 años. La Benemérita analizó la documentación intervenida en esta primera fase y, detuvo a otra persona en la segunda fase de la operación.

Durante el desarrollo de la investigación, el Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil ha contado con la colaboración del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), otras unidades del mismo cuerpo ubicadas en la zona de actuación, así como el Servicio de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón.

La Ley de Patrimonio Histórico Español prohíbe expresamente buscar sin autorización restos arqueológicos. Si alguna persona los halla de forma casual debe entregarlos inmediatamente a la Administración.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.