Hermanos Musulmanes
Seguidores del depuesto presidente egipcio Mohamed Morsi forcejean con detractores durante una concentración convocada por los Hermanos Musulmanes. EFE

El grupo de los Hermanos Musulmanes ha nombrado a Mahmud Ezat como nuevo guía espiritual de manera provisional, tras el arresto de su líder, Mohamed Badía, según la televisión estatal egipcia.

Badía fue detenido en la madrugada de este martes junto a otro miembro de la Hermandad, Talat Yusef, en un apartamento en el barrio de Ciudad Naser, cerca de la plaza de Rabea al Adauiya, donde los islamistas estuvieron acampados hasta la operación policial del miércoles pasado en la que fue desmantelada la protesta, provocando la muerte de casi 600 personas y miles de heridos.

Según las normas internas de la Hermandad, el viceguía espiritual -que en este caso es Ezat- debe sustituir al máximo dirigente en los casos de ausencia fuera del país, enfermedad o cualquier motivo de emergencia que impida al máximo dirigente llevar a cabo sus funciones.

La detención de Badía

En el arresto de Badía participaron unidades de la Seguridad Central y Nacional, y miembros de las fuerzas especiales. Los agentes cercaron el edificio, localizado en la calle Tayarán, hasta que verificaron que Badía estaba en su interior e irrumpieron en el piso.

La televisión mostró imágenes después del arresto en las que aparece Badía visiblemente cansado En su página web, la televisión mostró imágenes después del arresto en las que aparece Badía visiblemente cansado con una "galabiya" (túnica) blanca y escoltado por agentes. La televisión estatal informó de que después del arresto de Badía, la bolsa egipcia registró una subida inmediata y ganó 3.500 millones de libras (unos 500 millones de dólares).

La cofradía islámica denunció este lunes la detención de al menos 400 de sus dirigentes en los tres días anteriores, y acusó a las autoridades egipcias de haber torturado y calcinado a 36 detenidos cuando eran trasladados el domingo a una prisión. Desde el pasado miércoles, con el desmantelamiento de las acampadas, la violencia se ha desatado en el país, donde los islamistas organizan marchas diarias para rechazar el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi el pasado 3 de julio por el Ejército.

No cesarán en su lucha

Además, los Hermanos Musulmanes dicen que la detención de su máximo líder no perjudicará a su unidad ni les distraerá en su lucha contra "el golpe de Estado y el gobierno militar".

"Los golpistas piensan que la detención de líderes de los Hermanos y la difamación de su imagen en los medios llevará a los egipcios a arrodillarse y a rendirse (...) Que sepan que la causa se ha convertido se ha convertido ahora en la causa del pueblo egipcio, que no se someterá ni se arrodillará", señaló la cofradía.

De igual forma, la Hermandad proclamó que "si hacen desaparecer al guía (Badía) en sus cárceles, el pueblo continuará su 'yihad' (guerra santa) pacífica hasta recuperar todos sus derechos".