Los agentes comenzaron a sospechar al ver que no habían forzado la entrada de la vivienda y que la supuesta víctima ya había denunciado otros tres robos en la calle, y todos sin testigos. Además, las denuncias coincidían siempre en fin de semana, cuando mayor es la recaudación.