Perro en la playa
Un perro corre por la orilla de una playa. FLICKR/Juan Pedro Diez

Hace unos días hablábamos de que cada vez son más los hoteles que abren sus puertas a nuestras mascotas. Admiten animales de compañía un 42% de los alojamientos rurales y un 22% de los hoteles. La otra batalla de los dueños de perros es por acceder a las playas.

En nuestro país encontramos diferentes tipos de playas: las playas que oficialmente permiten el acceso de perros sin ningún tipo de restricción, las que lo autorizan fuera del horario de baño y las que solo lo aprueban fuera de la temporada de baño (entre octubre y mayo), que son la gran mayoría.

Las que lo permiten fuera de la temporada de baño son la gran mayoríaValencia y Alicante están entre las provincias más permisivas. La playa Can en Gandía, la playa el Campello (Alicante), la Cala en Playa Flamenca (cerca de Torrevieja) y la zona de Port Saplaya (Valencia) son algunos ejemplos que habilitan zonas para que los perros puedan estar en las playas.

En las Palmas de Gran Canaria nos encontramos con la playa de Bocabarranco, donde el Ayuntamiento ha cedido una parte de la playa para que la gente pueda ir con sus perros.

La playa de la Sal en Casares (Málaga), la playa Canelas en O Grove (Galicia), la playa de Aiguadoliva (Castellón) y la playa del Bon Caponet en Ametlla de Mar (Tarragona), son otros ejemplos de playas que habilitan zonas para los perros.

Fuera del horario de baño, normalmente entre las 19.00 horas y las 10.00 horas aproximadamente, existen playas que permiten el acceso como la de la Toralla (Vigo), la de Berria en Santoña o la de Binigaus (Menorca).

Comunidades y ayuntamientos suelen elaborar la normativaLas costas españolas están regidas por la Ley de Costas nacional. Asimismo, las comunidades autónomas cuentan también con su normativa autonómica sobre gestión del litoral, y son éstas y los ayuntamientos normalmente las que elaboran la normativa.

El portal Seadmitenmascotas ha lanzado una campaña de recogida de firmas para que los viajeros que desean viajar con sus mascotas no se encuentren con que muchas de las playas no permiten el acceso a perros. El riesgo de multa puede llegar a los 3.000 euros.

La campaña, a través de Change.org, está dirigida a todos los ayuntamientos de España que tengan costa con el fin de que permitan el acceso de perros a la playa. "Somos muchos los que no estamos de acuerdo con esta situación y con que algunas playas que antes sí admitían perros, ahora no los admitan. Por ejemplo, la playa de Sonabia en Cantabria", explican en su petición.

Consideran que para que haya un equilibrio y todo el mundo pase un estupendo día playero solo hacen falta dos cosas: civismo y educación. "Y eso es aplicable a perros, niños, fumadores, gente que come en la playa, etc", señalan desde el portal.