Comienza la 'semana de la ira' y las mezquitas de El Cairo se convierten en campos de batalla

  • El sábado fueron detenidas 385 personas en la Mezquita de Al-fateh.
  • Entre ellas, hay tres irlandeses, un turco y un sirio, según las autoridades.
  • Además, 56 dirigentes de los Hermanos Musulmanes fueron detenidos.
Dos miembros de las fuerzas de seguridad egipcias vigilan la Mezquita de al-Fateh, en la plaza Ramsés de El Cairo, Egipto.
Dos miembros de las fuerzas de seguridad egipcias vigilan la Mezquita de al-Fateh, en la plaza Ramsés de El Cairo, Egipto.
EFE

Las autoridades egipcias han detenido a 385 personas que se habían refugiado en la Mezquita de Al-fateh, ubicada en el centro de El Cairo y desalojada ayer por la Policía, informó este domingo la televisión estatal en su página web.

La televisión, que cita a fuentes del Ministerio egipcio de Interior, destacó que entre los detenidos hay tres irlandeses, un turco y un sirio, sin dar más detalles.

Equipos especiales de la Policía egipcia desalojaron ayer en una violenta operación la mezquita del centro de El Cairo donde se refugiaban cientos de manifestantes islamistas, que tuvieron que ser protegidos de una turba de civiles exaltados que pretendían lincharlos.

La televisión agregó que 56 dirigentes de los Hermanos Musulmanes, grupo al que perteneció el depuesto mandatario Mohamed Morsi, fueron arrestados en distintas provincias del país.

Por otra parte, fueron detenidos seis supuestos miembros de los Hermanos Musulmanes cuando se encontraban en un hotel en la provincia de Ismailiya, en el este del país, informó la agencia estatal de noticias Mena.

De esas seis personas, cuatro habían sido calificadas de "peligrosas" y estaban siendo buscadas por la Justicia, según Mena, que agregó que la Fiscalía ha ordenado su ingreso en prisión preventiva durante 15 días mientras continúan las investigaciones.

Siguen las movilizaciones

Los islamistas egipcios se preparan para participar este domingo en una nueva jornada de protestas contra el golpe militar que depuso el pasado 3 de julio al presidente Mohamed Morsi, dentro del plan para seguir movilizándose durante una semana.

Está previsto que los manifestantes salgan de varias mezquitas durante la tarde y se dirijan a la sede del Tribunal Constitucional, en el distrito cairota de Maadi (sur).

La llamada Alianza para la Defensa de la Legitimidad, que agrupa a grupos partidarios de Mursi, convocó también marchas que irán hacia la plaza Roxy, en el barrio de Heliópolis (este), según un mensaje en Facebook del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes.

Por su parte, la Presidencia de Egipto consideró ayer que el país se halla en "guerra contra el terrorismo" y acusó a los manifestantes que piden la restitución del depuesto presidente Mohamed Mursi de "fuerzas extremistas".

La tensión se ha disparado en Egipto desde el pasado miércoles, cuando las fuerzas de seguridad desmantelaron dos acampadas de los seguidores de Morsi en El Cairo, en una operación que se cobró la vida de cerca de 600 personas.

Las marchas de hoy llegan tras el llamamiento realizado el pasado viernes por los Hermanos Musulmanes a mantener protestas durante una semana para reclamar la restitución de Morsi en su cargo.

La ONU pide un "plan creíble"

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha urgido este sábado a las autoridades egipcias a que elaboren un "plan creíble" para contener la violencia y reavivar el diálogo, al tiempo que ha llamado a la "moderación" a todas la partes.

En un comunicado emitido por su portavoz, Ban "apela a las autoridades y a los líderes políticos a adoptar un plan creíble para contener la violencia y reavivar el proceso político secuestrado por la violencia".

A su juicio, "la máxima prioridad en este peligroso momento" es evitar la pérdida de más vidas humanas en los enfrentamientos. Por ello, exige "máxima moderación" tanto a las autoridades como a los manifestantes y que se "ponga freno de forma inmediata" a la deriva violenta de los acontecimientos en Egipto.

Ban, que dice estar "alarmado" por los últimos sucesos, condena además los "inaceptables" ataques contra iglesias, hospitales y edificios públicos.

Por último, el secretario general de la ONU exhorta a los egipcios a "resolver sus diferencias de forma pacífica" y advierte a la clase política egipcia y a las autoridades que, dada la "polarización" social, "tienen la misma responsabilidad de poner fin a la violencia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento