El piloto español de MotoGP Jorge Lorenzo se ha mostrado satisfecho con la toma de contacto tras el verano en el Gran Premio de Indianápolis que se disputa este fin de semana, en los entrenamientos libres celebrados este viernes en los que terminó con el cuarto mejor tiempo, más por una pista "resbaladiza" que por su estado físico.

"Me siento bien, la clavícula no está todavía al 100%, pero se acerca. No me da demasiados problemas para pilotar a un nivel alto. Todavía estamos muy lejos del récord del circuito y la pista está muy resbaladiza. En comparación con el año pasado, creo que vamos a tener menos problemas para luchar por el podio", señaló el vigente campeón del mundo.

Aún así, el piloto mallorquín confesó que se "puede mejorar bastante". "Gané aquí en 2009, pero por lo general no me resulta fácil. A veces, los otros pilotos de Yamaha son más rápidos que yo, pero por el momento es un buen comienzo. Todavía tenemos algunos problemas, sobre todo en la frenada, pero creo que se puede mejorar bastante", finalizó.