El campo cordobés está de enhorabuena, sobre todo el olivar. Y es que este año, en la provincia, la producción de aceite de oliva alcanzará las 220.000 toneladas, un 38% más que la pasada campaña, cuando se recogieron aproximadamente 60.000 toneladas menos.

Esta buena cosecha también repercutirá en el bolsillo de los consumidores, ya que el precio medio del aceite ha descendido en un 39% respecto a enero de 2006 y se sitúa actualmente en los 2,43 euros el kilo.

Las organizaciones agrarias señalan que la climatología está permitiendo un buen ritmo en la recogida del olivar, que ya se encuentra al 70%. No obstante, el buen tiempo y la ausencia de lluvias puede provocar  que la producción en la próxima campaña (2007/2008) se vea mermada.

«El precio se regula por la oferta y la demanda, y si la oferta baja, pueden volver a subir los precios», asegura Ignacio Fernández, de Asaja, que añade «que aún es prematuro predecir cómo será la próxima campaña».

Con 220.000 toneladas,  Córdoba será la segunda provincia que más produzca de toda Andalucía, después de Jaén, que alcanzará  las 470.000 toneladas. El valor bruto de la producción ascenderá en Córdoba a más de 761 millones de euros.

En este sentido, CC OO criticó ayer que ese montante de dinero repercute muy poco en los trabajadores, que la  recolección cada vez dura menos y que se abaratan costes con trabajadores extranjeros.