La ICANN (Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados ), principal agencia reguladora de Internet ha resucitado la propuesta de crear un dominio específico para las páginas de internet con contenido pornográfico.

Se mantendría el nombre de dominio propuesto inicialmente, el ".xxx", pero cualquier sitio porno que eligiera usarlo en vez del ".com" se vería sujeto a nuevas condiciones mucho más estrictas.

La propuesta de un dominio ".xxx" fue rechazada por la propia ICANN el pasado mes de mayo, lo que llevo a la UE a afirmar que esta negativa suponía un caso claro de interferencia política de EEUU.

Sin embargo, la ICANN asegura que ese rechazo no se debió a presiones ni a la oposición de muchos sectores a la propuesta, sino a temores en torno a los problemas que podrían surgir al intentar aplicar todas las leyes del mundo que regulan la pornografía (leyes que a menudo están en conflicto).

ICANN dice estar abierta a recibir comentarios del público en torno a la propuesta, pero no indicó cuándo dará su dictamen.

Protección de menores

Si es aprobada, se requeriría que el agente registrador ICM (quienes propusieron inicialmente el dominio '.xxx' para identificar a las páginas web pornográficas), ayude a desarrollar mecanismos para promover la seguridad de los menores y acabar con la pornografía infantil, "incluyendo prácticas que atraen a pedófilos o sugieren la presencia de pornografía infantil en el sitio".

Las páginas añadirían etiquetas de identificación de contenidos en base a criterios como la presencia de desnudos

Los sitios pornográficos tendrían que participar en un sistema autodescriptivo de sus contenidos para así ser clasificados.

De este modo, las páginas añadirían etiquetas de identificación de contenidos en base a criterios como la presencia de desnudos o si el contexto es artístico o educacional, tal como ocurren con sitios que incluyen información sobre madres en lactancia.

Relativamente pocas páginas participan actualmente en ese sistema, aunque la mayoría de los navegadores de Internet tienen mecanismos para leer las etiquetas a través de sus filtros.

La ICM también tendría que desarrollar herramientas automatizadas para verificar el cumplimiento de estas reglas y proporcionar a los usuarios formas para reportar violaciones a las mismas.

A favor y en contra

El asunto ha generado una gran polémica desde el principio.

Los grupos a favor de esta medida argumentan que, de este modo, sería más fácil localizar, y también evitar, la pornografía online.

En cambio, los detractores de la idea dicen que con ese dominio se estaría legitimando la pornografía.

Tampoco se mostraba conforme la industria pornográfica, que temía una mayor intervención estatal en sus actividades en internet.