Persiana
Imagen de una persiana bajada. ARCHIVO

En verano también es posible ahorrar energía en nuestro hogar pese al calor. Hay una serie de prácticas básicas que llevadas a cabo diariamente, con constancia, pueden suponer un ahorro que se nota en el recibo a fin de mes. La ONG WWF nos da este verano algunos consejos para hacer un uso responsable durante este verano.

Desenchufar los aparatos eléctricos ahorra hasta un 12% de luzPor ejemplo, el ventilador de techo gasta hasta un 90% menos de energía que el aire acondicionado, desenchufar los aparatos eléctricos para acabar con su "consumo fantasma" ahorra hasta un 12% de luz o sustituir un frigorífico de categoría A por otro A+++, aumenta la eficiencia energética en más de la mitad.

WWF recuerda que para combatir las altas temperaturas, sin aumentar el consumo energético, se puede apostar por la ventilación natural de las viviendas, reducir la iluminación artificial o utilizar ventiladores de techo.

Así, recomienda "aislar bien" los hogares y mantenerlos frescos utilizando elementos de protección solar exteriores, como persianas y toldos; e interiores, como cortinas de colores claros; o poner plantas en las terrazas para bajar la temperatura externa.

La eficiencia energética es imprescindible para mejorar la sostenibilidad de las ciudades y los hogaresEl ahorro en los hogares depende de la eficiencia energética de los electrodomésticos y equipos informáticos que se utilicen, por lo que esta ONG propone consultar el listado de aparatos eléctricos que menos consumen del mercado español en la web Eurotopten.

También recomienda que en las oficinas se utilicen equipos ofimáticos eficientes, imprimir a doble cara –que puede ahorrar hasta un 50% de energía–, desconectar completamente el equipo cuando se acaba la jornada laboral, apagar la pantalla durante paradas cortas, ajustar el brillo de la pantalla a nivel medio o activar en el ordenador el modo 'ahorro de energía'.

En esta línea, el técnico de eficiencia energética de WWF España, Georgios Tragopoulos, afirma que "la eficiencia energética es imprescindible para luchar contra el cambio climático y para mejorar la sostenibilidad de las ciudades y los hogares, y, además, resulta clave para el cambio de modelo energético que necesita España y para lograr un futuro 100% renovable".