El ministro británico del Tesoro y aspirante a primer ministro, Gordon Brown, ha calificado de "deplorables" las circunstancias de la ejecución del depuesto dictador iraquí Sadam Husein.

Inaceptable

En declaraciones a la BBC y en contraste con el silencio que ha mantenido hasta ahora el jefe del Gobierno, Tony Blair, Brown afirmó que la manera en que se ejecutó a Sadam era "totalmente inaceptable".

La ejecución de Sadam no ha contribuido precisamente a mitigar las tensiones

El político laborista se declaró asimismo opuesto a la pena de muerte.

"Naturalmente, el Gobierno iraquí ha expresado mientras tanto su preocupación y su vergüenza por lo sucedido", agregó Brown, quien dijo que la ejecución del ex presidente "no ha contribuido precisamente a mitigar las tensiones entre las comunidades suní y chií".

"Incluso personas que, a diferencia de lo que yo pienso, están a favor de la pena capital consideran totalmente inaceptable lo ocurrido", dijo Brown, que se alegró de que el Gobierno iraquí haya decidido abrir una investigación.

Silencio atronador

Imágenes de la ejecución de Sadam Husein captadas con un teléfono móvil y transmitidas por internet a todo el mundo muestran cómo algunos de los que asistieron a su ahorcamiento le insultaron en sus últimos momentos.

Tras la declaración de condena por parte de Brown, el líder de la oposición liberal demócrata, Menziers Campbell, afirmó que "el silencio que mantiene el primer ministro es atronador".

El dominical conservador The Sunday Times recuerda hoy en tono crítico hacia el líder laborista que hasta el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reconoció tras el ahorcamiento que le habría gustado que se hubiese llevado a cabo "con mayor dignidad".